La destilería Bushmills está en el condado de Antrim, en la costa norte de Irlanda del Norte, y lleva la friolera de 400 años largos funcionando, desde 1608, y pasando de generación en generación; dicen en Bushmills que tienen previsto hacerse mucho más viejos, lo cual en los tiempos actuales es una gran noticia, y dicen también que no podrían haber fundado esta destilería en otro lugar más que aquí porque uno de los secretos de sus magníficos whiskys es el agua: procede del río Bush y fluye sobre camas de piedras de basalto.

Una de las curiosidades de esta destilería centenaria la encontramos en su nombre, habrás adivinado ya que la mitad de él se lo debe al río Bush pero ¿y la otra mitad? pues la razón no está lejos: se debe a los numerosos molinos que, allá por el S.XVII, salpicaban las orillas del río Bush.

Barriles de destilería | Pixabay

Si uno de los primeros destinos a los que que tienes previsto viajar en cuando podamos movernos libremente es Irlanda, recuerda que debes poner Bushmills en tu itinerario no solo por la belleza que descubrirás en la costa norte de Irlanda del Norte, sino porque la experiencia de visitar una destilería de whisky se eleva cuando se trata de la destilería con licencia más antigua del mundo.

Hay algunos detalles importantes que no debes olvidar: si, además de visitar la destilería, quieres participar en una cata de whisky debes indicarlo a la hora de hacer la reserva y, si viajas con niños, ten en cuenta que los menores de 8 años no pueden participar en la visita guiada aunque sí acceder a la destilería en compañía de un adulto; además, aunque las visitas guiadas no se suspenden por completo, durante el mes de julio se pueden ver afectadas porque es durante ese mes cuando se realizan los trabajos de mantenimiento en la destilería así que, si puedes planificar tu vista para agosto ¡mejor!.