El pueblo medieval inglés Wharram Percy, situado al norte de Inglaterra, permanece abandonado desde el siglo XVI, pero no por ello ha dejado de estar en el punto de mira de los investigadores. Un equipo de arqueólogos de la Universidad de Southampton ha analizado 137 restos de huesos encontrados en un pozo y ha descubierto que son de 10 personas fallecidas entre el siglo XI y el XV. Según la investigación realizada, todos los huesos pertenecían a cadáveres cuando fueron decapitados, acuchillados, mutilados y quemados.

¿Qué llevó a los vecinos del pueblo a mutilar los cadáveres de sus vecinos?

No hay ninguna razón conocida a ciencia cierta de por qué se rompían y quemaban los huesos de personas que ya habían fallecido. Sin embargo, tanto los estudiosos de la Universidad de Southampton, como la agencia de patrimonio inglés, Historic England, barajan la posibilidad de que una de las creencias populares del pueblo medieval era que los muertos se levantaban de sus tumbas para amenazar y contagiar enfermedades a los habitantes de la aldea hasta provocarles la muerte. Así explicarían su miedo irracional a los zombies.

Los expertos han comprobado que los restos pertenecen a los habitantes de Wharram Percy mediante un análisis de los isótopos de estroncio en los dientes. De esta manera, explican que los huesos mutilados son de gente del pueblo que fallecieron y sus vecinos los desmembraron y quemaron cuando se extendió el terror por los zombies.

Imagen no disponible | Montaje

¿Por qué la hipótesis del canibalismo no es real?

Una hipótesis barajada por los investigadores es que los vecinos se alimentaron de los cadáveres en épocas de hambrunas y dejaron a su paso todos estos restos. No obstante, los expertos descartaron esta conjetura porque las marcas de los cuchillos están en el cuello y la cabeza. Es decir, si hubieran querido comérselos habrían incidido en las zonas en las que hay más carne como los muslos, los brazos y los tendones. Por esto, el canibalismo queda descartado.

También se han encontrado varios textos de esta época en los que los habitantes de la aldea explicaban paso a paso cómo evitar que los muertos resucitaran y se convirtieran en zombies. Los más tenebrosos son meterlos en fosas, desmembrarlos, decapitarlos, romperles los huesos e incinerarlos. Misterio resuelto.