Vamos a hacer un repaso a esta época dorada con cinco películas de culto. En ellas se refleja la forma de vivir de la época en distintas localidades, el glamour en las prendas de vestir y la belleza indiscutible de las actrices que la protagonizan.

De aquí a la eternidad

Una obra maestra del cine estadounidense que cuenta con reparto impresionante y fue rodada en 1953. La película narra la vida en una base militar, en Pearl Harbor, en los momentos previos al ataque japonés. Cuenta la historia de un soldado (Montgomery Cliff) que es un antiguo boxeador retirado del ring. Sabiendo su historia, el capitán Holmes (Philip Ober) intenta reclutarlo para su equipo y ante su negativa le hará la vida imposible. En paralelo el sargento Milton Warden (Burt Lancaster) y Karen (Deborah Kerr), esposa de Holmes, vivirán una tórrida historia de amor adúltera. Una película que fue un escándalo en la época y que hoy es una obra de culto. La escena del beso en la playa entre ambos amantes, ha quedado en la retina de todos a través de décadas. La película ha ganado 8 Oscars de la Academia.

Marilyn Monroe | Pixabay

Eva al desnudo

Es un retrato crudo y una mordaz crítica al entorno del espectáculo y a la falta de escrúpulos para ascender, que se vivía en Hollywood de la época. Es una obra maestra de Joseph L. Mankiewicz rodada a principios de la década. Bette Davis representa a la perfección el personaje de la protagonista –una estrella de cine en la cima- que es desbancada por una oportunista aspirante –interpretada por Anne Baxter-. También aparece en escena una jovencísima Marilyn Monroe, interpretando a una superficial y algo tonta Miss Casswell, que será la siguiente rival de la usurpadora. Fue una de las películas más nominadas de la historia de los Oscar. En ella aparecen las más grandes divas del momento y los trajes más glamurosos.

James Stewart | Pixabay

La ventana indiscreta

Una de las películas de culto de Alfred Hitchcock que fue rodada en 1954 y protagonizada por James Stewart, Grace Kelly, Raymond Burr y Thelma Ritter. El argumento puede recordarnos los momentos que vivimos de hoy en día: un reportero fotográfico (James Stewart) permanece confinado en su casa con una pierna escayolada y, a través de su ventana, observa la vida de los vecinos del patio de manzana. Recibe la visita de su novia –una glamurosa Grace Kelly- y de su enfermera; pero para escapar de su aburrimiento, observa el día a día del resto de la comunidad, hasta que empieza a sospechar de un vecino cuya mujer ha desaparecido. Una demostración del cotilla que llevamos dentro; rodada con sentido del humor, ironía y misterio a partes iguales.

Clark Gable | Pixabay

Mogambo

Es una película estadounidense de 1953 dirigida por John Ford y protagonizada por Clark Gable, Ava Gardner y Grace Kelly. Narra las vivencias de Vic Marswell (Clark Gable), un cazador que organiza safaris. En el hotel donde se aloja se encuentra con la irresistible bailarina (Ava Gardner), con la que inicia una relación hasta que irrumpen en su vida un matrimonio, que ha contratado los servicios del cazador para filmar a los gorilas en libertad. La esposa y el cazador se enamoran, ante el desconocimiento del marido y los celos y dolor de Ava Gardner. La censura española de la época dio lugar a una imborrable anécdota: para tapar el adulterio convirtió al matrimonio en hermanos; pasando de encubrir un adulterio a convertirlo en un incesto.

Audrey Hepburn | Pixabay

Vacaciones en Roma

¿Quién no recuerda a Audrey Hepburn y a Gregory Peck recorriendo en Vespa las calles de Roma? Todos conocemos la Ciudad Eterna a través de estas memorables imágenes. El argumento narra la historia de una princesa centroeuropea (Audrey Hepburn) que se escapa de palacio, con ansias de libertad, para recorrer pos su cuenta la ciudad italiana. Conoce a Joe (el atractivísimo Gregory Peck), periodista americano, que busca una exclusiva y finge no conocerla. La pareja pasará unas jornadas inolvidables recorriendo Roma. Inolvidables ambos actores e inolvidables los estilismos de la elegante Audrey.

Unas películas para disfrutar en casa de unos de los mejores clásicos de la década de los cincuenta.