Arakbuk

Empezamos en el continente asiático, más concretamente en Bali de donde procede el famoso Arak o Arrak. Es un licor fuerte que se destila de la flor del cocotero, de la caña de azúcar, y de granos como el arroz rojo y frutas. El Arak debe ser estilado varias veces y se añeja en barriles de cedro. Para poder preparar nuestro cóctel Arakbuk en casa necesitamos: 50 ml de Arak, aunque podremos sustituirlo por ron; 10 ml de Cointreau; 10 ml de zumo de limón; una piza de jengibre; y ginger ale. Cuando lo tengamos todo bien mezclado y preparado solo nos queda sentarnos a disfrutar.

Negroni | Pixabay

Negroni

Los amantes de Italia, seguro que ya se han tomado más de uno durante los días de confinamiento que llevamos. Para aquellos que quieran trasladarse a las calles de Milán con esta bebida solo necesitarán los siguientes ingredientes: ginebra, Campari y vermú rojo. Se inventó en 1919 y el artífice fue el Conde Negroni, pues añadió ginebra a su cóctel “Americano”, en vez de soda. Para ello debemos mezclar en el mismo vaso: 1/3 de ginebra, 1/3 de Campari y 1/3 de vermú rojo. No podemos olvidarnos los cubitos de hielo y una rodaja de naranja.

Pisco Sour

Este cóctel tiene su origen en Chile y en Perú, aunque cada país lo reclama como su cóctel nacional o típico, así como su exclusividad. El Pisco Sour se prepara con pisco, un tipo de aguardiente de uvas, y zumo de limón. La principal diferencia en la preparación, es que en Chile se utiliza pisco chileno, zumo de limón, azúcar flor y por supuesto, hielo picado. Mientras que en Perú usan el pisco peruano, zumo de limón, amargo de angostura, jarabe de goma y una clara de huevo. Según la modalidad que elijas te lo puedes tomar imaginándote en Valparaíso, o en cuzco.

Michelada | Pixabay

Michelada

Sin salir del continente americano, vamos hasta México a probar la Michelada, una bebida que se prepara a base de cerveza, zumo de limón, picante y sal. Par aquellos intrépidos que quieran ir más allá de los margaritas, pueden probar a preparar este cóctel. Lo bueno es que los ingredientes que necesitamos, es muy probable que ya los tengamos en casa, y la preparación es muy sencilla: escarchamos un vaso congelado, humedeciendo el borde con el zumo de limón para poder adherirle sal; después añadimos el zumo y la cerveza; por último, unas gotitas de tabasco.

Rebujito

Para esta bebida no debemos ir muy lejos, pues el rebujito es típico de Andalucía. Su preparación es bien sencilla, solo necesitamos mezclar en un vaso: vino manzanilla o fino, gaseosa, o Sprite, o 7 Up, y no pueden faltar los hielos. Nunca está de más añadirle una rodaja de lima, y una hojita de hierbabuena, según cómo nos guste más. Los rebujitos se beben mucho en las ferias que se celebran por toda la región, así que, si hay algún nostálgico de la Feria de Abril, puede prepararse un buen rebujito y disfrutar de la tarde.

Rebujito | Pxhere

Martini

No podía faltar la bebida favorita de James Bond, el Martini. Es además uno de los cócteles más populares del mundo. Su preparación solo requiere ginebra y un poco de vermú. Si podemos, lo serviremos en una copa cóctel, y para darle el toque final, lo adornaremos con una aceituna cruzada. Ya podemos transportarnos a las barras de los bares más sofisticados de Londres o Nueva York.