Es un hecho que la mayoría de las ciudades más importantes del mundo cuentan con un símbolo de la suerte. Florencia, el emblema de la toscana italiana, no podía quedarse atrás. Se trata de una pequeña estatua realizada en bronce conocida como 'Il Porcellino'. Representa a un jabalí, algo que llama la atención en un destino que es conocido por ser la cuna del propio Renacimiento. Allí se crearon y se pueden encontrar obras que han marcado un antes y un después en la historia.

Esta estatua de 'Il Porcellino' fue esculpida nada más y nada menos que por el mismísimo Pietro Tacca, allá por el año 1634. Su fin era decorar una fuente de bronce, conocida actualmente como Fontana del Porcellino. Esta fuente debía haber sido ubicada en los Jardines de Boboli, pero acabó en un lugar “menos noble”, digamos: El Mercato Nuovo. Esta ubicación, aparte de la superstición que hay tras la estatua, ha hecho posible que sea uno de los emblemas más populares entre los turistas que visitan cada año la ciudad italiana de Florencia.

Il Porcellino, Florencia | Imgen de Sonofgroucho en Florencia, licencia: CC BY 2.0

Podemos observar que el hocico de 'Il Porcellino' tiene un aspecto de lo más desgastado, y es algo completamente lógico y normal. La tradición ordena que todo aquel viajero que desee regresar a Florencia o, incluso, solamente quiera tener buena suerte, deberá frotar el hocico con la mano. A tal punto llegó el desgaste en la figura original que, para evitar el riesgo de que se dañara de manera irreparable, se trasladó al Museo Bardini en 1998. De esta manera, podemos observar que 'Il Porcellino' que encontramos actualmente en el Mercato Nuovo se trata de un reemplazo de la original, con una fundición con bronce idéntico.

Il Porcellino | Imagen de Sailko en Wikipedia, licencia: CC BY 2.5

Lejos de que la costumbre sea frotar el hocico del jabalí, también se pone una moneda justo en la boca. Si la moneda cae por debajo de la reja, el deseo que hayas pedido se cumplirá. Pero si cae fuera... Te quedarás con las ganas. Otra cuestión a tener en cuenta del jabalí más famoso de la ciudad de Florencia, es que no es el único en todo el mundo.

Il Porcellino | Imagen de Greg O'Beirne en Wikipedia, licencia: CC BY 2.5

Han proliferado unos cuantos 'porcellini' en varias ciudades. Un caso claro lo vemos en Sídney (Australia) o, incluso, en la Universidad de Arkansas de Estados Unidos. No se sabe con exactitud si produce tan buena suerte como el original, ubicado en Florencia. Lo que es un hecho es que sus hocicos también están algo desgastados por el paso del tiempo y, también, de supersticiosos que ansían hacer sus sueños realidad.