Los expertos establecen su origen en la Antigua Roma, como parte de las saturnales. Las saturnales romanas era una importante festividad entorno al dios Saturno. Se festejaba que los días comenzaban poco a poco a ser más largos. Se preparaban unas tortas redondas con calabaza, higos, dátiles y miel, y se repartían entre los plebeyos y esclavos. Esta torta escondía en su interior un haba seca y quien la encontraba se convertía en “rey de reyes” o “rey de la fiesta” y gobernaba durante uno o varios días. Esta coronación y mandato tenían un carácter burlesco y festivo.

Otros historiadores ponen el énfasis en la Edad Media, más concretamente en el siglo XII, pues se preparaba un dulce con el nombre de Roscón de Reyes o el Rey de la Faba. En el Reino de Navarra, quien encontrase el haba seca era nombrado Rey del Faba. Por otro lado, en Al-Ándalus, para año nuevo se preparaba una torta en la que se introducía una moneda.

Roscón de Reyes | Tienda Delicias

Como veis, hay diversas versiones sobre el origen de uno de nuestros dulces navideños más populares. Otro de los posibles orígenes está en Francia, en la corte de Luis XV. En ella se hacía la Gallette des Rois o Couronne des Rois, era un bizcocho hecho con masa de hojaldre y relleno con una crema de almendras molidas, azúcar, algo de mantequilla y yema de huevo. Y también se introducía un obsequio o moneda.

Lo que hoy conocemos como Roscón de Reyes es una tradición pagana que lleva con el ser humano desde antes del nacimiento de Jesucristo. Una costumbre que, como muchas otras, se ha vestido de cristianismo para permanecer viva. Lo único que ha variado, es que antes el haba era un símbolo de buenaventura y actualmente quien encuentra el haba espera lo contrario, mientras que quien encuentra la figurita es la persona agraciada con buena suerte.

Saturnales | Antigua Roma al Día

La fruta escarchada del roscón simboliza las joyas de una corona. Nada tiene que ver la historia de este dulce con el nacimiento del Niño Jesús, ni con la llegada de los Reyes de Oriente. Y como muchas otras tradiciones religiosas se extendió a Iberoamérica, donde elaboran su versión del roscón que es muy similar a la que conocemos en España.

La mañana de Reyes todos disfrutaremos de un buen trozo de roscón sumergido en chocolate caliente, mientras disfrutamos de los regalos que nos han traído.

¿Este año qué esperas encontrar la figurita o el haba?