Como cada año, las Perseidas, también conocidas como ?lágrimas de San Lorenzo?, muestran su pico de actividad a mediados de agosto cuando la Tierra atraviesa la órbita del cometa 109P/Swift-Tuttle y pasa por su rastro de polvo convertido en estrellas fugaces. En 2019, este fenómeno comenzó el 17 de julio y terminará el 24 de agosto. Pero no será hasta la madrugada de hoy, del 12 al 13 de agosto, cuando se alcance el punto máximo de frecuencia de esta famosa lluvia de estrellas. 

El evento será retransmitido en directo, desde el Observatorio de Oukaimeden (Marruecos), a través del canal sky-live.tv, la noche del 12 de agosto, con la colaboración del proyecto europeo STARS4ALL y del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

Este año, una luna casi llena (el plenilunio será el día 15) dificultará la observación de los meteoros más débiles. Por este motivo, el mejor momento para la observación será la madrugada del día 13 de agosto, justo antes del amanecer.

?Los madrugadores tendrán premio. Si nos levantamos a las 6 de la mañana y nos situamos en un lugar sin contaminación lumínica y sin nubes, el espectáculo está asegurado?, explica Miquel Serra-Ricart, astrónomo del IAC.

Según la web meteorológica Meteored, durante los días 12 y 13 solo se esperan nubes en los extremos norte y este de la península ibérica. En su web ofrecen un mapa donde se puede consultar la nubosidad y las lluvias previstas en España durante los días de la lluvia de estrellas.

Partículas de polvo

Las llamadas estrellas fugaces son, en realidad, pequeñas partículas de polvo de distintos tamaños, algunas menores que granos de arena, que van dejando los cometas ?o asteroides? a lo largo de sus órbitas alrededor del Sol y que se desprenden debido al ?deshielo? producido por el calor solar.

La nube de partículas resultante (llamados meteoroides) se dispersa por la órbita del cometa y es atravesada cada año por La Tierra en su órbita alrededor del Sol. Durante este encuentro, las partículas de polvo se desintegran al entrar a gran velocidad en la atmósfera terrestre, creando los conocidos trazos luminosos que reciben el nombre científico de meteoros.

La actividad de las Perseidas, que tiene como progenitor al cometa Swift-Tuttle, descubierto en 1862, y actualmente con un tamaño aproximado de 26 kilómetros de diámetro, es el mayor objeto que de forma periódica se acerca a la Tierra.

Contadores de estrellas

Durante todas las lluvias de estrellas, amateurs de la astronomía realizan conteos de los meteoros ?o estrellas fugaces? y las envían a la Organización Internacional de Meteoros (IMO) para calcular las tasas de actividad de dichas lluvias. En estas Perseidas de 2019, el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) se han unido bajo el proyecto de ciencia ciudadana Contadores de Estrellas, financiado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, y han elaborado una actividad didáctica para que cualquier ciudadano pueda colaborar en estos conteos.

La guía describe el procedimiento a seguir a través de unas aplicaciones que se deben tener instaladas previamente en sus dispositivos móviles.

Además, para aquellos que quieran disfrutar en todo momento del espectáculo, sin importar las condiciones meteorológicas y lumínicas, el proyecto también ofrece una radio en la que se podrá escuchar cada una de las estrellas fugaces gracias a una antena instalada en el Observatorio Astronómico de la Agrupación Astronómica Madrid Sur (AAMS). Es una iniciativa para hacer accesible la astronomía a personas invidentes o con alguna discapacidad visual.