TecnoXplora » SINC

PLACER SEXUAL EN LA NATURALEZA

Las hembras de delfín tienen un clítoris funcional

Un equipo de científicos estadounidenses ha estudiado el órgano sexual de once delfines hembra. Este trabajo aporta nuevo conocimiento sobre el placer sexual femenino en la naturaleza, un campo poco estudiado.

Delfines

Sinc Delfines

Publicidad

Al igual que los humanos, las hembras de los delfines tienen un clítoris funcional, según un estudio publicado en la revista Current Biology. Esto se debe a que poseen una estructura similar a este órgano sexual, con gran cantidad de nervios sensoriales y cuerpos eréctiles, situada en la entrada de la vagina.

“El clítoris del delfín tiene muchas características que sugieren que funciona para proporcionar placer a las hembras”, afirma Patricia Brennan, autora principal del estudio y profesora asistente de ciencias biológicas en el Mount Holyoke College de Massachusetts.

Los delfines poseen una estructura similar al clítoris, con gran cantidad de nervios sensoriales y cuerpos eréctiles, situada en la entrada de la vagina

Los científicos ya sabían que los delfines eran animales muy sociales, y que estos tienen relaciones sexuales durante todo el año como forma de forjar y mantener los vínculos sociales. Además, se había observado que las hembras presentan un clítoris situado en un lugar que haría probable la estimulación durante la cópula. Otros trabajos también señalaban que se frotan mutuamente este órgano con el hocico, las aletas y la aleta caudal.

Similitud entre humanos y delfines

Por eso, Brennan y su equipo decidieron examinar el clítoris de estos animales más a fondo. Para ello, observaron cuidadosamente los órganos sexuales de once hembras que habían muerto de forma natural, con el objetivo de determinar la presencia, la forma y la configuración de los cuerpos eréctiles. También estudiaron cómo las fibras nerviosas recorrían los tejidos. Sus hallazgos apoyan la noción de un clítoris funcional en los delfines.

“Al igual que el clítoris humano, el de los delfines tiene grandes áreas de tejido eréctil que se llenan de sangre”, señala la investigadora. La forma del tejido eréctil cambia cuando los animales se convierten en adultos, lo que sugiere que adquiere un papel funcional.

Los investigadores encontraron corpúsculos genitales muy parecidos a los descritos en el clítoris humano y en la punta del pene

Los estudios muestran además que el cuerpo del clítoris tiene grandes nervios y muchas terminaciones nerviosas libres justo debajo de la piel, que es mucho más fina que la piel adyacente. También encontraron corpúsculos genitales muy parecidos a los descritos en el clítoris humano y en la punta del pene, y que se sabe que participan en la respuesta de placer.

Brennan destaca la similitud entre los cuerpos eréctiles de estos cetáceos y los humanos. “Dado que toda la pelvis de los delfines es tan diferente a la de los humanos, fue sorprendente ver lo similares que eran las formas”, subraya la experta. “Igual de llamativo fue el tamaño de los nervios del cuerpo del clítoris. Algunos tenían más de medio milímetro de diámetro”.

La sexualidad femenina en la naturaleza

La científica explica cómo el estudio de la evolución de las vaginas en los delfines despertó su interés por la funcionalidad de este órgano.

”Cada vez que diseccionábamos una vagina, veíamos este clítoris tan grande y teníamos curiosidad por saber si alguien lo había examinado en detalle para ver si funcionaba como un clítoris humano”, apunta. “Sabíamos que tienen relaciones sexuales no solo para reproducirse, sino también para solidificar los vínculos sociales, así que parecía probable que el clítoris pudiera ser funcional”.

Cada vez que diseccionábamos una vagina, veíamos este clítoris tan grande, y teníamos curiosidad por saber si alguien lo había examinado en detalle para ver si funcionaba como un clítoris humano

Patricia Brennan, autora del estudio

Los investigadores señalan que se ha estudiado poco este órgano y el placer sexual femenino en la naturaleza. De hecho, el clítoris humano no se describió completamente hasta la década de 1990.

“Este vacío en el estudio de la sexualidad femenina nos ha dejado con una imagen incompleta de la verdadera naturaleza de los comportamientos sexuales. Estudiar y comprender estas conductas en la naturaleza es una parte fundamental de la comprensión de la experiencia animal y puede incluso tener importantes aplicaciones médicas en el futuro”, concluye la experta.

Su equipo continuará este tipo de investigaciones en delfines, así como en otros vertebrados, con el objetivo de rellenar estas lagunas en el conocimiento.

Referencia:

Brennan et al. “Evidence of a Functional Clitoris in Dolphins”. Current Biology 2022. DOI: 10.1016/j.cub.2021.11.020

Publicidad