Las llamadas fueron el as bajo la manga de Jan Koum, máximo responsable de WhatsApp, en el Mobile World Congress de Barcelona. Ante un auditorio hasta los topes, que esperaba sus palabras sobre el reciente anuncio de compra por parte de Facebook, el cofundador de la firma de mensajería instantánea trató de desterrar los temores (“nada va a cambiar”, aseguró) y se sacó de la chistera la sorpresa que no era tan sorpresa: “WhatsApp también tendrá voz a partir del segundo trimestre del año”.

Los cimientos del mercado de las telecomunicaciones temblaron. La empresa que enterró el negocio de los SMS ahora va a por el de las llamadas. Tarde, muy tarde, cuando la competencia (Skype, Viber, Line, WeChat...) lleva ya tiempo jugando la partida, pero con el gigante Facebook como 'partenaire' inigualable.

Poco después supimos que WhatsApp está dispuesta a entrar en el terreno de las operadoras de una forma aún más directa, siguiendo los pasos que diera Tuenti en España de la mano de Telefónica. La firma con sede en San Francisco trabajará en Alemania con E-plus (también de Telefónica, que pagó una millonada por ella el pasado veranopara crear una nuevo operador virtual (OMV) y poner sus propias tarjetas SIM en el mercado.

width=

Las operadoras tradicionales, no obstante, no sienten la amenaza de forma tan palpable como la última vez. No creen que la entrada de los chats en el terreno de las llamadas vaya a mermar sus ingresos como se desplomaron en los tiempos de los SMS. En esta ocasión se han adelantado modernizando su oferta y haciendo que los servicios de voz sean poco más que un servicio básico y complementario a las tarifas de datos. Llamar ya es casi 'gratis' –o viene incluido en el 'pack'-, así que no hay razón, en principio, para que la gente empiece a hacerlo a través de WhatsApp.

Además, el Parlamento Europeo ha puesto fecha de caducidad al temido 'roaming' (recargo por llamar desde el extranjero), que será suprimido totalmente en diciembre de 2015. ¿Por qué iba pues la gente a tirar de datos para hacer llamadas a otros países comunitarios? Otra de las ventajas de los servicios de mensajería instantánea –tanto que hizo de Skype la aplicación por excelencia del viajero, el expatriado y el Erasmus- que está a punto de esfumarse.

Y, sin embargo, la eterna guerra de los chats se libra ahora en las llamadas. El anuncio de WhatsApp se produjo días después de que Line, uno de sus rivales más potentes, sacara a la luz un nuevo servicio de llamadas VoIP de alta calidad a fijos y móviles. Hay dos formas de pago, ambas bastante económicas: comprar créditos o comprar bonos mensuales.

width=

En España, uno de los nuevo países donde ya se encuentra disponible Line Call, 100 créditos cuestan 0,89€ y dan para unos 50 minutos de llamadas a fijos (a 0,016€ el minuto) o unos 11 minutos de llamadas a móviles (a 0,072€ el minuto). Si tienes interés, aquí puedes consultar todos los precios.

Y mientras WhatsApp y Line se enfrentan por el trono de Skype que aplicaciones como Viber han tratado ya de disputar con poco éxito, otro actor –este sí, bastante inesperado– salta a escena para poner la nota discordante. La red social por excelencia, Facebook, propietaria de WhatsApp, también ha entrado en el terreno de las llamadas con su propio chat, el famoso Messenger que nos tratan de colar hasta en la sopa.

Es curioso. Jan Koum fue el primero en anunciarlo y Zuckerberg y sus chicos los primeros en incorporarlo ¿Una forma de demostrar quién va a llevar los pantalones? Quizá. Hay quien ha llegado a interpretarlo como el principio del fin de WhatsApp (aunque a muchos nos parece una exageración). Tal vez simplemente son dos modelos distintos y con WhatsApp quieren ir cerrando acuerdos con operadoras como el que ya tienen con E-plus en Alemania.

El caso es que Messenger ya dispone de llamadas VoIP para Android y iOS (los usuarios de Windows Phone aún tienen que esperar) y los fieles de WhatsApp aún se tienen que conformar con el 'walkie-talkie' que introdujeron copiando una de las características más distintivas y aclamadas de WeChat.

Como veis, los corredores ya están en sus puestos y ha sonado el pistoletazo de salida. Comienza la siguiente gran carrera de los chats y aún no sabemos qué pasará con las operadoras: ¿volverán a mirar desde la grada? ¿Formarán equipo con las 'apps'? ¿Se pondrán las zapatillas para plantar cara a las nuevas generaciones? Paciencia, amigos, que esto es una maratón.