Quizás lo tengas bloqueado en tu carpeta de spam o puede que haya sorteado el filtro. Puede también que te llegue de manera indirecta a través de una notificación o mensaje de algún perfil de tu red social.

Te lo resumimos para que no caigas en el engaño. Porque el timo, aunque antiguo, estas semanas está circulando de nuevo por las bandejas de entrada para seducir a los usuarios.

Un mail te cuenta la milonga de que has ganado un millón y medio de libras esterlinas (1,8 millones de euros). Con este incentivo, abres el mail y sigues leyendo.

El correo electrónico en sí te da la enhorabuena y te informa de que eres uno de los diez ganadores de una lotería en Facebook (Facebook Splash Promo), cuyo sorteo se realiza cada trimestre entre los millones de usuarios de la red social.

Como has soportado publicidad todo este tiempo en que has estado dado de alta en el caralibro, ahora dicha lotería te selecciona y te recompensa económicamente. Suerte, que has tenido.

La misiva electrónica en sí te adjunta un número de referencia y una dirección para solicitar el importe millonario y un breve apartado para que respondas al mail con tu nombre, apellido, número de móvil, etc.

Dicho de otra manera, quieren tus datos personales, pero, además, si respondes te piden dinero para que una persona -agente fiduciario lo llaman- gestione por ti el premio a cambio de un pago burocrático previo. Ese señor, por cierto, suele estar en un país extranjero.

Y para que te lo creas del todo, el correo electrónico te asegura que el sorteo es perfectamente lícito, porque esta lotería, de la que ahora eres flamante ganador o ganadora, tachán, la avala el mismísimo Mark Zuckerberg.

Así consta en el final del texto: “Oficialmente avalado por Mark Elliot Zuckerberg, CEO y fundador de Facebook”.

Cuando recibas este tipo de correos, coteja el nombre del premio en Google para ver si se trata de un timo o estafa. Nunca respondas al mail. No proporciones información personal ni envíes dinero. No cliques en los enlaces adjuntos. Filtra las palabras claves o el correo remitente como spam. Y comunica a tu proveedor de correo, si es gratuito, que has recibido este tipo de mensajes.

Si te llegan, como es el caso, en nombre de Facebook, informa a la red social. Suelen disponer de un apartado de contacto para este tipo de timos o actividades de phishing. Nadie mejor que ellos para confirmar que has estado a punto de ser engañado en nombre de su fundador. También puedes alertar a la Guardia Civil, y su departamento de delitos informáticos.

Y como último consejo: ten un poco de sentido común.

¿De verdad crees que, después de gastarse 14.000 millones de euros en la compra de WhatsApp, Mark Zuckerberg te va a regalar más de un millón de euros por correo electrónico?