TecnoXplora » Móviles

ENERGY SISTEM RECOGE EL TESTIGO DE MICROSOFT

Tablet Pro 9: La Surface RT que no fue

Cuando Microsoft presentó sus primeros híbridos entre portátil y tablet, la gama Surface, trató de convencernos de que Windows RT era una alternativa interesante para quienes preferían una tableta. No lo consiguió (lógicamente) y abandonó RT, pero ahora Energy Sistem ha recogido el testigo del suelo.

Tablet Pro 9

Energy Sistem Tablet Pro 9

Publicidad

Guillermo del Palacio | @13370N3 | Madrid
| 28.01.2015 10:12

La idea de los de Redmond no era mala: crear un dispositivo transportable, de gran tamaño y en un entorno Windows. Básicamente, lo que ofrecía —y ofrece— Apple con su iPad, pero en un ecosistema más preparado para un trabajo de oficina... en teoría. La realidad es que Windows RT no estaba preparado para competir con iOS o con Android, pues la tienda de aplicaciones del sistema operativo estaba desierta.

Sin embargo, el espíritu de la idea sigue vivo, a pesar de que pocos fabricantes se atrevan con él. Energy Sistem ha sido uno de los valientes. Y, en el fondo, tiene lógica: si el mercado de tabletas Android está saturado y es prácticamente imposible destacar, ¿por qué no probar con Windows 8 sin entrar en el terreno del portátil?

Esto es básicamente lo que ofrece Tablet Pro 9 Windows 3G, junto a un precio asequible. Poco más, que quede claro. No destaca ni por especificaciones, ni por rendimiento —tampoco lo hace para mal, que es importante—, ni por la calidad de la pantalla. A pesar de ello, ofrece algo de lo que muy pocos pueden presumir: experiencia Windows en un dispositivo de 9 pulgadas (8,9, en realidad, con pantalla táctil IPS Full HS) que se puede transportar sin problemas en un bolso o mochila.

Tablet 9 de Energy Sistem

El diseño está cuidado, si bien el cuerpo es algo robusto (que es otra forma de decir que retiene líquidos o que tiene los huesos fuertes; que está gordo, vaya: 476 gramos). La parte trasera es el sueño de un forense en busca de huellas dactilares, pero los marcos frontales son pasables y, en general, no da la impresión de ser un terminal de 219 euros.

Si lo diseccionásemos encontraríamos un procesador Intel Atom de cuatro núcleos a 1,83 GHz, 2 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento, de los cuales apenas hay disponibles 4; el sistema operativo y los programas preinstalados ocupan el resto. Tiene ranura para tarjetas microSD (hasta 64 GB) y ofrece 1 TB de almacenamiento gratuito —durante un año— en One Drive, pero no dejan de ser parches, no soluciones.

Su otra mitad, el teclado, se vende por separado (29,90 euros). En realidad, puede utilizar cualquier periférico Bluetooth, pero éste es el único pensado con Tablet Pro 9 en mente. Lo mejor es que es mecánico y que tiene muchas funciones; lo peor, lo de siempre: una vez que se han probado los teclados de Surface nada vuelve a ser lo mismo.

Hay que recordar de nuevo que la clave está en el precio y en el objetivo. Compararlo con el mejor teclado del mercado (que es el de la mejor tableta Windows 8 del mercado), sería injusto. El trackpad responde bien, aunque a veces tiene el mismo problema que los concursantes de Operación Triunfo: exceso de sensibilidad. Por otro lado, las teclas tienen el mismo problema que los concursantes de Gran Hermano: poca separación. El roce hace la errata.

Con todo, un fabricante como Energy Sistem ha conseguido recordar que hay un tipo de dispositivo que puede resultar muy atractivo, especialmente con el precio adecuado. El problema es que Microsoft, por el momento, ha perdido el interés por este segmento y ahora está centrada en Windows 10, así que parece difícil que vayan a aparecer muchas otras alternativas.

Publicidad