Con el buen tiempo que hace lo que apetece es estar en la piscina o en la playa tranquilamente tumbados mientras tomamos el sol y disfrutamos del verano. Sin embargo, a no ser que estemos acompañados, lo normal es que estemos echando una cabezadita o que estemos con el móvil. Lo cierto es que al estar tanto tiempo al sol y por las altas temperaturas, a tu dispositivo le acaba pasando factura. En el vídeo te explicamos como el calor está afectando a tu teléfono móvil.

Por eso, lo mejor es que intentes siempre mantener tu teléfono a la sombra, ya que sino tu smartphone funcionará más lento a la larga. Si estás en la playa o en la piscina puedes meterlo bajo la toalla o cubrirlo con una camiseta mientras lo estás usando. Ahora bien, si decides darte un chapuzón porque ya estás muy tostado, lo ideal es que cubras el teléfono por arriba y abajo con todas las capas posibles de tela, para que de esta manera esté lo más protegido posible.

También, el smartphone se calienta por su propio uso y si a eso le sumas el calor externo podrías incluso freír un huevo en la pantalla. Pero como ese no suele ser el caso típico, te recomendamos que le des un respiro a tu móvil, bajes el brillo y no uses aplicaciones que le exijan mucho trabajo al teléfono. Lo mejor es que no lo uses si vas a estar mucho tiempo al sol y que cuando ya estés en un ambiente más fresco lo retomes.

De esta manera estarás cuidando tu teléfono móvil y, además, estarás disfrutando al 100% de tus vacaciones sin ninguna distracción. Por lo que empezarás a apreciar más el paisaje que te rodea y a las personas con las que te encuentres descansando y disfrutando de unas merecidísimas vacaciones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Cómo disfrutar de playas con WiFi gratis en España para estar conectado a todas horas

Te desvelamos las averías más frecuentes de tu Smartphone y cómo puedes evitarlas