TecnoXplora » Internet

¿HARTO DE QUE OTROS ACCEDAN A TUS SECRETOS?

Redes sociales alternativas para amantes de la privacidad

Si te preocupa que tus datos estén en manos de empresas privadas como Facebook o Twitter, hay otras opciones por ahí. Te llevará un tiempo aprender a sacarles partido y puede que te sientas un poco solo al principio, pero la recompensa en forma de privacidad podría merecer la pena.

Hay vida (y privacidad) más allá de las redes sociales habituales

TecnoXplora Hay vida (y privacidad) más allá de las redes sociales habituales

Publicidad

No solo de Facebook, WhatsApp y Twitter vive el hombre. Ni del resto de chats y redes sociales 'mainstream', algunas generalistas y otras temáticas, que todos conocemos: Pinterest, Path, LinkedIn, Line, Snapchat, Instagram, Tuenti... Podríamos pasarnos un buen rato dando nombres y todos estarían cortados por el mismo patrón: servicios que ofrece una empresa privada, que tiene nuestros datos en su poder y, generalmente, puede hacer con ellos prácticamente lo que le venga en gana, ya sea ponerlos en manos de las autoridades o cederlos a terceros (entre otras cosas que consentimos mayoritariamente al aceptar sus políticas de privacidad).

Y entonces, ¿qué? ¿No hay opciones para los que quieren pasar desapercibidos? ¿No existen chats y redes sociales donde uno pueda expresarse libremente y no temer por el destino de su información personal? Claro que sí, las hay y para todos los gustos. Cada una tiene sus ventajas y todas el mismo inconveniente: tus amigos no están allí ni tiene pinta de que vayan a sumarse.

'Software' libre y criptografía son los dos ingredientes más habituales de la receta en este tipo de herramientas al margen de lo común. Si pese a todo lo anterior aún quieres conocerlas, hacemos un repaso.

Diaspora, el Facebook libre

Lo primero que debes saber es que la gran mayoría de redes sociales basadas en 'software' libre no funcionan igual que las mayoritarias. No entras en la web, te identificas y empiezas a publicar sin más, porque no hay tal cosa como una sola 'web'. Cualquier puede instalar Diaspora en un servidor y gestionar su propio 'pod' o unirse a uno de los ya existentes (que es más fácil). Allí será donde se alberguen las actualizaciones, imágenes y el resto de contenido que decidas compartir. Pero esto no quiere decir que solo puedas hablar con la gente que está en tu mismo 'pod', ¿eh? Todos se comunican entre sí.

width=

Lo bueno es que Diaspora ya tiene unos añitos de rodaje y, una vez elegido el 'pod' (que no es una decisión trivial), lo demás es muy sencillo. Puedes importar la información básica de tu perfil de Facebook y seguir de inmediato unas cuantas etiquetas – muy similares a los 'hashtags' - acordes con tus intereses (tecnología, cine, literatura...). A partir de ahí, todo es bastante intuitivo y tan similar a lo que ya conoces que no tendrás problemas para ubicarte.

El origen de Diaspora está en la idea de cuatro estudiantes que decidieron recurrir a KickStarter para financiar su proyecto de red social realmente privada, alternativa a Facebook y G+. Fue un éxito sin precedentes: pedían 10.000 dólares y se llevaron 200.000, muy por encima de las expectativas de sus creadores. La presión y la ansiedad se convirtieron en insoportables y puede que estén entre entre las causas que llevaron a uno de ellos a quitarse la vida en 2011. Pero eso ya es otra historia.

width=

N-1, la 'indignada'

Si te suena el nombre es porque la utilizaba el 15M para organizarse online, como una extensión de las asambleas y grupos de trabajo callejeros que se organizaron en toda España. Nacida con vocación activista, su lema es “¡redes sociales del pueblo y para el pueblo!”, porque su misión es ofrecer una a los ciudadanos una vía de comunicación fuera del alcance de las grandes multinacionales. Porque "las herramientas del amo nunca desmontarán la casa del amo", dicen ellos.

Sus “habitantes” -que no usuarios– se organizan en grupos y subgrupos de trabajo, que disponen de las funciones típicas, aunque más enfocadas a la organización, gestión de tareas y eventos: mensajería privada, calendarios, galerías de imágenes...

Desde hace tiempo, las cosas como son, está un poco muerta, pero todavía puedes encontrar gente y contenidos interesantes si tus ideas concuerdan con las de este tipo de movimientos sociales.

width=

Pump.io, un Twitter que cuida de tu privacidad

Aquí la dificultad de la que hablábamos se acrecienta. Pump.io (la antigua Identi.ca) también es una red descentralizada y, al igual que en Diaspora, puedes instalar su 'software' en tu propio servidor o crear una cuenta en uno de los ya existentes. Los propios desarrolladores de Pump.io, E14N, ponen varios a tu disposición, entre ellos hotpump.net, que es donde nosotros hemos empezado.

Ya tienes tu cuenta, has rellenado la información básica de tu perfil... ¿Y ahora qué? ¿Dónde está la 'timeline'? ¿Por qué no veo lo que publican otros usuarios? Pues porque no sigues absolutamente a nadie. Y no, no hay un buscador ni recomendaciones de gente en base a tus contactos de otras redes sociales. Tienes que ser tú mismo quien se busque la vida, acudiendo a foros o páginas que hayan compartido listas de perfiles interesantes o indagando en la lista de perfiles que otros siguen.

Pero aquí no acaba la cosa. Ya has localizado alguna cuenta interesante, han pinchado en 'Follow' ('Seguir') y resulta que no está utilizando el mismo servidor que tú ¿Ya no puedes seguirla? Sí, pero tendrás que identificarte con tu 'account ID', que si has creado la cuenta donde te hemos dicho tendrá una estructura similar a esta: nombredeusuario@hotpump.net

¿Y por qué voy a complicarme tanto la vida con lo fácil que es Twitter? Pues porque estás preocupado por tu privacidad –aunque los del pájaro suelen ser bastante respetuosos– y porque estás buscando gente con tus mismos intereses: básicamente, Linux y el 'software' libre. Si estas temáticas no te atraen, te aburrirás en Pump.io.

width=

Twister, el 'microblogging' a prueba de espías

¿Pump.io no es suficiente? ¿Necesitas algo todavía más seguro y privado? Prueba Twister, desarrollada por un ingeniero brasileño tras las revelaciones de Snowden sobre el ciberespionaje de la NSA. Se basa en el protocolo de Bitcoin para el registro y la autentificación, y en el protocolo de BitTorrent para la gestión de las publicaciones; además, utiliza el mismo cifrado que el correo electrónico Lavabit para proteger los mensajes privados. Un auténtico 'bunker'.

Está en fase experimental, así que si no tienes conocimientos informáticos para instalarla (aunque hay un tutorial) y paciencia para utilizarla, mejor espera a que saquen versiones más estables. Nosotros hemos descargado la 'web app' para Android y hemos estado un rato cacharreando. Falla como una escopeta de feria, pero apunta maneras: interfaz clara e intuitiva, sencillez, buena experiencia de usuario. ¿Su problema? El que tienen todas: que no están tus amigos.

width=

Chats a prueba de espías

La semana pasada os hablamos de Confide, una alternativa a Snapchat que aborda el tema de la privacidad de una forma más concienzuda, pero hay otras alternativas con el foco puesto directamente en la seguridad y que vienen con el cartelito de 'antiespías'. Servicios de mensajería instanténea como Telegram, del fundador del 'Facebook ruso', BitTorrent ChatPerzo, obra de un exempleado de Skype, o el futuro chat de Mega, la web del extravagante Kim Dotcom. La mayoría están en camino o en fase 'beta'. Otra cosa es que cuando estén y las pruebes puedas encontrar ahí a tus contactos. Eso va a ser más complicado... Es lo que tiene pasar de lo 'mainstream'.

Publicidad