Fue una imagen muy común a finales de la década de los 90 del siglo pasado, y en los primeros años 2000 de este, cuando muchos usuarios instalaron en sus ordenadores un salvapantallas muy especial que durante el tiempo que no lo utilizaban, ayudaba con su capacidad de proceso a encontrar vida inteligente por todo el Universo. Ese programa se llamaba SETI@Home.

SETI son las siglas de Search for Extra-Terrestrial Intelligence, o dicho de otra manera, Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre, y se sirvió de esta aplicación desarrollada por la Universidad de California Berkeley (UCB) para aprovechar millones de ordenadores de todo el planeta con el fin de procesar toda la información que se recibía constantemente a través de los muchos radiotelescopios operativos alrededor del mundo.

Pues bien, una vez que aquel programa dio comienzo un 17 de mayo de 1999, ha llegado la hora de que eche el cierre, cosa que ocurrirá el próximo 31 de marzo, tal y como han anunciado oficialmente fuentes de la Universidad. Una pena (para muchos), porque dejarán de ver en el salvapantallas de su ordenador ese progreso en la búsqueda de otras formas de vida inteligente en galaxias y sistemas solares cercanos.

Una gran iniciativa que servirá para otras causas

Desde la UCB no han dudado en agradecer a los usuarios que, durante 21 años, formaron parte de la legión de soldados del programa: "Gracias a los muchos voluntarios que han ayudado a recopilar datos para SETI@home en las últimas dos décadas. El 31 de marzo, el proyecto dejará de enviar nuevos trabajos a los usuarios, pero este no es el final del compromiso público en la investigación SETI".

La finalización de este programa no tiene que ver, según sus creadores, con que su uso se haya visto reducido en los últimos tiempos, sino por la cantidad de datos de los que disponen y que se han generado en estos años, lo que les obliga a poner en modo "hibernación" este proyecto y dedicarse a escrutar toda la información obtenida: "Necesitamos concentrarnos en completar el análisis de fondo de los resultados que ya tenemos".

La búsqueda de vida inteligente se marchará del salvapantallas de nuestro ordenador, pero desde la UCB ya han anunciado que su software BOINC seguirá desarrollándose al servicio de otras causas, aprovechando esos tiempos de inactividad para multiplicar su capacidad de procesamiento. Este programa, que también es propiedad de la UCB, ya ofrece soporte a iniciativas como la de Folding@Home, que se dedica a la investigación de enfermedades, medicamentos y otros tratamientos y que desde hace poco tiempo comenzó a trabajar alrededor del Covid-19. Así que no dudéis un segundo en descargar el programa y ponerlo en marcha. Los GHz de vuestro ordenador pueden marcar la diferencia para ayudar a los investigadores.