Hace algunos meses conocimos que Microsoft retiraba el soporte de uno de sus sistemas operativos más exitosos de la historia, Windows 7, que no volvería a recibir soporte ni actualizaciones gratuitas, ya que solo se centrarían en los clientes de empresas que deben que hacer frente al coste de ese mantenimiento. Ahora, la preocupación se extiende a más usuarios.

Hasta hace muy poco tiempo los ordenadores podían tener procesadores de 32 ó 64 bits y, según el que tuviéramos, era necesario instalar una versión u otra de Windows 10. Pues bien, a los de Redmond parece que les pican las manos y no paran quietos por lo que ahora han decidido acabar con el soporte para esos viejos procesadores y centrarse en exclusiva en los modernos. Cosa que ocurrirá con la release 2004 del OS.

Adiós a nuevas funcionalidades

El problema de esta decisión tomada por Microsoft es que se aplicará sobre un sistema operativo que es el vigente, no hay otro más moderno al que migrar, por lo que supone un peligroso antecedente de cara al futuro. Y es que muchas de las actualizaciones que llegan a Windows 10 no solo tapan problemas de seguridad ante nuevas amenazas, o corrigen errores y bugs importantes, sino que de vez en cuando añaden nuevas funciones que hacen del OS una herramienta cada vez más útil para nuestro trabajo o los estudios.

Mujer con su ordenador | VisualHunt

Con esta decisión, los usuarios con ordenadores de 32 bits tendrán que despedirse de esas novedades y ver cómo su PC queda anclado cuando el sistema operativo todavía está dentro de su vida útil. Concretamente, todas aquellas versiones OEM de Windows 10que son las que traen de serie algunos ordenadores con el OS ya incluido e instalado. Otra cosa es que no se trate de una de estas versiones, en cuyo caso tendremos derecho a algún tipo de soporte extra también en el caso de esa versión 2004 y posteriores. Recordad que esas "Original Equipment Manufacturer" están creadas para funcionar de manera exclusiva en el equipo donde vienen instaladas y con un hardware concreto. Esas licencias no pueden utilizarse en otros equipos.

Según la nota publicada por los de Redmond, “a partir de Windows 10, versión 2004, se requerirá que todos los sistemas nuevos de Windows 10 usen compilaciones de 64 bits y Microsoft ya no lanzará compilaciones de 32 bits para la distribución OEM. Esto no afecta los sistemas de clientes de 32 bits que se fabrican con versiones anteriores de Windows 10; Microsoft sigue comprometido a proporcionar actualizaciones de características y seguridad en estos dispositivos, incluida la disponibilidad continua de medios de 32 bits en canales que no son OEM para admitir varios escenarios de instalación de actualizaciones". Otros requisitos recomendados por Microsoft serán que los ordenadores que quieran hacer funcionar Windows 10 (desde la versión 1903) tengan, al menos, 2GB de memoria RAM para las versiones de 64 bits, y 1 giga para los de 32 bits que no sean OEM. Esta versión 2004 de Windows 10 está previsto que llegue a finales de mayo, aunque antes estará disponible para los usuarios de los programas Windows Insider