No existe peor sensación que la que le invade a uno cuando pierde algo tan importante como un ordenador portátil. No tanto por la pérdida económica en sí del dispositivo como por la cantidad de datos personales, o de trabajo, que tenemos almacenados y que no tienen copia de seguridad en ningún otro lugar. Por lo que es casi imposible volver a recuperarlos. Así que, ¿existe alguna forma de intentar localizarlo?

En los últimos años las empresas de hardware han buscado alternativas para contar con métodos de localización de nuestros teléfonos móviles, tablets, relojes y, por supuesto, ordenadores. Pero para ser efectivos, debían estar encendidos y conectados a una red inalámbrica, o a los datos de una línea de teléfono móvil, de forma permanente. Y como no suele ser ese el caso de muchos PC que, al apagarse, quedan fuera de línea, muchas de estas tecnologías terminan por ser completamente inútiles a la hora de servir de chivatos para localizarlos.

Así que es lógico que algunas empresas hayan pensado que es buena idea incorporar pequeños dispositivos en el interior de los ordenadores que sirvan como rastreadores para saber dónde están y, así, recuperarlos aunque estén suspendidos o en reposo. La idea es que ese nuevo componente trabaje al margen del propio sistema, como chivato de cuál es su posición, lo que nos garantiza tener éxito con cada búsqueda al no depender de que se encienda Windows y se conecte a internet.

Tile y su experiencia encontrando cosas

Y claro, cuando hablamos de gadgets capaces de adherirse a un objeto para tenerlo controlado (llaves, cámaras de fotos, carteras, bolsos, etc.) a todas horas, tenemos que referirnos obligatoriamente a Tile, que es la compañía que lleva una mayor ventaja en los últimos años en el desarrollo de estas tecnologías de conectividad cercana, sobre todo bluetooth. A tanto ha llegado su éxito que en los próximos meses es muy posible que Apple lance al mercado su propia alternativa: las Airtags.

Tile Pro con pila reemplazable | Amazon

El caso es que la compañía norteamericana fundada en 2012 es de las más avanzadas en este campo y podría estar cerca de cerrar una alianza con Intel para incorporar en sus procesadores toda esa tecnología de localización, que no solo consiste en un pequeño dispositivo bluetooth, sino también en toda una infraestructura tecnológica que permite localizar todos los objetos que llevan instaladas una de estas pegatinas.

Su funcionamiento se basa en el estándar bluetooth, aunque si no estamos lo suficientemente cerca como para localizarlo (unos pocos metros), la búsqueda no dará resultado. Es por eso que, en ese caso, se pone en marcha el plan B, que no es otro que la extensa red que la empresa tiene por todo el mundo gracias a los millones de Tiles vendidos y que le permite localizarlos a partir de la última posición conocida del aparato.

Prueba del auge que está viviendo ese campo, HP ya instaló rastreadores de Tile en sus ordenadres portátiles Elite Dragonfly, que se podían localizar sin problemas desde las propias apps para dispositivos móviles o Windows 10. Ahora, esa alianza con Intel llevaría estas medidas de seguridad a todos los fabricantes que instalaran chips de la compañía, cosa que podría ocurrir a finales de este mismo año. No es mala idea, ¿verdad?