TecnoXplora » Internet

LA AMENAZA DEL MOMENTO

Epidemia de hackeos en España: 127.000 sólo durante el año 2017

Malos tiempos para la seguridad informática: todos los países del mundo baten sus récords de hackeos, y España no es una excepción.

Epidemia de hackeos

Agencias Epidemia de hackeos

Publicidad

El pasado 2017 ha sido el año en que hemos descubierto que somos más frágiles que nunca en lo que a ciberseguridad se refiere. Los usuarios -por desgracia- ya lo sabíamos, pero el año recién acabado ha sido también un año de alerta para grandes empresas, instituciones públicas e incluso gobiernos a lo largo y ancho de todo el mundo.

Ciberataques como Wannacry o Petya han demostrado además que la principal guerra del siglo XXI no se libra detrás de un tanque, sino delante de la pantalla de un ordenador. Porque ya no se trata de robarle a un usuario su tarjeta de crédito, sino de acceder a información altamente confidencial y poner en jaque a instituciones gigantescas.

Las cifras, de hecho, no tranquilizan demasiado: según el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), nuestro país recibió nada menos que 127.000 ciberataques durante 2017, lo que evidencia la magnitud del problema.

No todos fueron tan graves, evidentemente. Quizá el de Wannacry fue el caso más llamativo, pero lo cierto es que la realidad nos indica que cada día se producen varias agresiones de mayor o menor gravedad, con lo que la seguridad informática de cualquier empresa de nuestro país puede verse comprometida en el momento más inesperado.

Un 140% más en tres años

Si las cifras de 2017 ya son alarmantes, el susto aumenta si las comparamos con las de hace unos años. Y es que, según el Incibe, en 2014 se produjeron 18.000 ciberataques en España, con lo que el crecimiento ha sido de más del 600% en apenas tres años.

La tendencia ha ido aumentando de manera escalonada en estos años, ya que en 2015 hubo 50.000 ciberataques y en 2016 hubo 115.000 incidencias de este tipo.

Este hecho se puede conjugar con otro que también debería preocupar: la escasa protección que los ciudadanos de a pie hacemos de nuestros datos y nuestras contraseñas, que acaban siendo mucho más vulnerables de lo que deberían.

Y es que, según un informe de Kaspersky Lab, el 10% de los españoles utiliza la misma contraseña para todas las cuentas. Además, el 53% de los usuarios guarda sus claves de forma insegura y el 25% las escribe en un bloc de notas para no tener que recordarlas. Los usuarios, de hecho, preferimos una contraseña débil y fácil de memorizar frente a una que sea tan segura... que nos olvidemos de ella con facilidad.

Todo esto nos plantea el debate de siempre: ¿debemos poner en riesgo nuestra ciberseguridad a cambio de no complicarnos mucho la vida, o deberíamos rompernos un poco más la cabeza para protegernos? Sea como fuere, hay algo que no conviene olvidar: no hace falta ser alarmistas, pero la realidad es la que es, y nuestros datos e información confidencial cada vez serán más jugosos para cualquiera que quiera amargarnos la vida.

Publicidad