TecnoXplora » Internet

BUSCANDO ALTERNATIVAS

Dropbox se carga Mailbox y Carousel

Dropbox compró Mailbox y Dropbox ha matado la aplicación pese a ser una de las favoritas de los usuarios. ¿Qué hacemos ahora?

Mailbox ha muerto, larga vida a Mailbox

Mailbox Mailbox ha muerto, larga vida a Mailbox

Publicidad

Mailbox era una aplicación de iOS que, antes de su lanzamiento allá por 2013, ya contaba con una base de un millón de usuarios que habían quedado encantados con su versión preliminar privada. Este hecho llamó la atención de Dropbox, que por entonces ya empezaba a ser ese servicio en la nube fundamental para todo el mundo, y no dudaron ni un momento en hacerse con ella para tener un nuevo servicio más que ofrecer. Pagaron 100 millones.

Hace un mes, sin embargo, Mailbox murió. El asesino, el mismo Dropbox.

Realmente Mailbox ya llevaba muerta un año, pues desde comienzos de 2015, Dropbox había abandonado casi por completo la app y llevaba un montón de tiempo sin actualizarla. Las constantes promesas de que iban a volver a lanzarla por todo lo alto jamás se cumplieron, del mismo modo que la versión de Mac OS X jamás abandonó la beta. ¿Qué es lo que ha pasado entonces con esta aplicación y por qué Dropbox no le ha sacado rendimiento?

La respuesta es bastante sencilla: ¿cuántas personas conocéis, fuera del círculo profesional o fuera de su trabajo, que usen el correo electrónico a diario? En mi caso, os puedo asegurar que cada día son menos. Muchos otros servicios se han cargado los emails, que siguen siendo fundamentales para muchos de nosotros, pero que se han reconvertido en otros sistemas. Sin ir más lejos, desde que uso Slack, cada día envío menos mails en mis trabajos y colaboraciones que están en dicha plataforma.

Mailbox, por tanto, simplemente no era rentable, no tenía casi ninguna manera de ser explotada, por mucho que fuera mejor que la app por defecto de correo de Apple o que funcionara de modos diferentes a las apps de Gmail o Inbox de Google. El camino hacia el cementerio que Mailbox ha recorrido recientemente lo habían pisado antes otras apps excelentes, como Sparrow, Molto o Boxer, si bien ninguna llegó a tener la base de fans que Mailbox acumuló en un año y pico.

¿Qué hacía que Mailbox fuera tan buena? Tres cuestiones, si me preguntáis a mí. Por un lado, poder mover mensajes mediante gestos. También había una característica que te notificaba automáticamente de nuevo los correos en un tiempo deliberado para que les hicieras caso cuando no estuvieras ocupado con otras cosas. ¿Y qué me decís del sistema que usó para dar acceso a los primeros millones de usuarios, que tenían que hacer cola en una lista de espera? Era algo maquiavélico, pero ha sido imitado por muchos servicios que corrían el peligro de crecer demasiado rápido para su propio bien.

Por otro lado, Mailbox era todo un portento en iOS y una de las aplicaciones mejor programadas y que más fluidas funcionaban, en parte porque cargaba muchas cosas por detrás, empezando por los emails, que se desplegaban a toda velocidad siempre. Y encima era bien bonita. Parece que no, pero una aplicación útil y bella siempre destaca, incluso en el ecosistema de Apple –que cada año es más feo y antinatural en sus ideas-.

Junto con Mailbox, Dropbox también ha matado a Carousel, pero su servicio de fotografía daba un poco más igual. Ahora, nos va a tocar buscar alternativas para Mailbox, y darnos de bruces con la realidad de que no hay realmente ningún sustituto de verdad. ¿Tan condenado está el email que hasta sus apps se están muriendo?

Publicidad