TecnoXplora » Internet

¿BUSCANDO CURRO?

Diez cosas que tener en cuenta si tienes una entrevista de trabajo por Skype o Hangouts

Si la entrevista de trabajo convencional ya incomoda, la entrevista a distancia todavía un poco más. Pero tranquilo, siguiendo estos consejos lo tendrás todo más que controlado.

Prepara tu entrevista por Skype como si fuera presencial

raaphorst en Flickr bajo licencia CC Prepara tu entrevista por Skype como si fuera presencial

Publicidad

David G. Ortiz | @gomezortiz | Madrid
| 30.05.2014 11:07

Tal y como están las cosas en España, no son pocos los que se están viendo obligados a buscar oportunidades laborales en el extranjero. Y cuando uno es candidato a un puesto en una empresa de otro país, lo normal es que antes de viajar allí y conocer a los responsables en persona se lleve a cabo una primera charla por Skype.

¿Has visto la película 'Los Becarios'? Dos comerciales cuarentones en paro tratan de meter la cabeza en Google en busca de un futuro mejor. Su primer contacto con la empresa, cuando aún no saben nada sobre tecnología o programación, es a través de Hangouts (evidentemente no iban a usar Skype).

Ellos son unos fieras vendiendo y, por supuesto, el producto que mejor conocen son ellos mismos, pero sus debilidades técnicas y su escaso dominio de la entrevista a distancia les dejan en evidencia ¿El resultado? Fracaso absoluto, pero como es una película le acabarán dando la vuelta a la tortilla. No seguimos para no arruinar el argumento, pero esta escena la tienes que ver porque resume todos los errores que se pueden cometer en una videoconferencia:

Bochornoso, ¿verdad? Si tienes que enfrentarte a una entrevista a través de Skype y no quieres acabar como Billy y Nick, solo tienes que seguir estos consejos:

Revisa tu perfil

Todos tenemos una cuenta en Skype, pero no siempre es del todo presentable. De cara a la entrevista, revisa tu perfil, especialmente el nombre de usuario y la descripción. De ello depende la primera impresión que tengan de ti. Nada de revelar filias o aficiones raras, incluir el título de tu serie favorita o pasarte con los números (el entrevistador no quiere/debe saber que se registraron 2.359 personas con tu mismo nombre antes que tú).

Si tienes la típica cuenta para hablar con amigos y familiares, y no quieres modificar los datos, abre una nueva exclusivamente para uso profesional.

Practica

Comportarse con naturalidad y dar buena imagen frente a una cámara es mucho más difícil que en persona. Los presentadores de la tele llevan años perfeccionando el noble arte de 'dar en pantalla', pero tú seguramente eres lego en la materia. Tranquilo, no pasa nada: no gesticules demasiado y sonríe. Practica, ya sea en solitario o con ayuda de algún amigo o familiar. Graba las pruebas, identifica tus fallos (¿haces gestos o muecas raras? ¿Te mueves de forma compulsiva? ¿Transmites nerviosismo?) y esfuérzate en corregirlos.

Prepara bien el escenario y tu atuendo

Que la entrevista sea a distancia y a través de Skype no es excusa para que te presentes en pijama o con ropa deportiva. Arréglate como lo harías si fuera presencial. Nada de vestir elegante solo de cintura para arriba: es cierto que no te pueden ver las piernas, pero un atuendo apropiado te dará seguridad y aplomo a la hora de encarar la entrevista.

También es fundamental que revises cada detalle del 'escenario'. La simplicidad es la clave. Que no haya nada a tu alrededor que pueda desviar la atención del entrevistador o dar mala imagen (si estás en casa, que no salgan los posters que tienes en la pared ni la cama sin hacer). También es importante que la iluminación sea apropiada. Si tienes detrás una ventana y entra demasiada luz, parecerás una sombra oscura con un aura brillante. Evítalo.

Prevé las posibles interrupciones

El teléfono apagado o en silencio (sin vibración), las mascotas ruidosas fuera de la habitación y, si vives con más gente, todo el mundo avisado de que no debe molestar. Procura que no haya ruidos ni distracciones que puedan perjudicarte. Cierra todos los demás programas del ordenador, o al menos las redes sociales y otros servicios que generen notificaciones. Si de repente habla la voz del Avast (“la base de datos ha sido actualizada”), ridículo asegurado.

Revisa la conexión, la cámara y el micro

Nada peor que un fallo técnico en una entrevista de trabajo a distancia. Revisa la conexión a internet, la cámara y el micrófono antes de comenzar. De hecho, no es conveniente que utilices el micro de tu ordenador: suelen ser bastante malos y pueden dar al traste con tus posibilidades si el entrevistador no entiende bien lo que le dices y no está por la labor de complicarse.

¿Más cosas a tener en cuenta? Asegúrate de conocer a fondo el programa que utilizas (Skype, Hangouts...) y de no tener el ordenador silenciado. Parece una obviedad, pero el ridículo puede ser espantoso si tienes que pedir disculpas por no haber subido el volumen.

Asegúrate de agregar al entrevistador a tu lista de contactos y sé puntual

No tienes excusa: ni te ha pillado atasco, ni el autobús ha tardado más de la cuenta en pasar por la parada, ni una adorable anciana te ha pedido que rescates a su gato subido a la copa de un árbol. Tienes que ser puntual y, de hecho, deberías conectarte al menos veinte minutos antes y agregar a tu entrevistador para que, cuando se conecte, vaya a tiro hecho.

Mira a la cámara, no a la pantalla

Es muy tentador quedarse embobado con la imagen de uno mismo en el recuadro de la parte inferior de la pantalla. Mal asunto. Tampoco debes centrarte en la imagen de tu entrevistador. Aunque te resulte complicado, debes mirar hacia la cámara para que su sensación sea que le estás mirando a los ojos. De nuevo, la práctica es tu mejor aliada.

Ni se te ocurra apuntar las respuestas en un papel

Como estás en un lugar seguro, puedes sentir la tentación de apuntarte una serie de frases o respuestas y consultarlas durante la entrevista. Mala idea. Tu interlocutor se dará cuenta de que estás mirando hacia abajo y, si no eres muy buen actor, también de que estás leyendo. Como mucho, ten tu CV a mano por si tienes que hacer referencia a él en algún momento. Nada más.

No interrumpas

Ten en cuenta que, en las videoconferencias, la imagen y el sonido a veces se desincronizan y se introduce cierto retardo. Sé paciente. Cuando el entrevistador haga una pausa, deja pasar unos segundos por si vuelve a arrancar. No lo interrumpas. Asegúrate de que haya dicho todo lo que tiene que decir antes de tomar la palabra.

¡Cuidado al terminar!

Asegúrate de haber colgado antes de criticar, quejarte, insultar o decir o hacer cualquier cosa que pueda arruinar de golpe todo lo que hayas conseguido durante la entrevista. Cuando creas que la conversación ha terminado, compruébalo. No hay nada peor que un micro abierto y si no que se lo digan a los políticos...

Publicidad