TecnoXplora » Internet

GYFCAT PERMITE TRANSFORMAR PESADAS IMÁGENES EN VÍDEO COMPRIMIDO

Cómo convertir ese GIF de gatitos en un vídeo HTML5 y ahorrar datos en tu móvil

El gif es genial para expresarse por Internet con imágenes, pero resulta muy pesado y apenas tiene calidad, por eso el HTML 5 es una opción para sustituirlo. Mucho ojo con Gyfcat, una solución que te permite ahorrar datos en tu móvil si usas estos formatos.

Esta imagen de Grumpy Cat no es un GIF: está enfadado con el HTML5

TecnoXplora Esta imagen de Grumpy Cat no es un GIF: está enfadado con el HTML5

Publicidad

El consumo de datos, ese hijo de mala madre. Cada vez que te despistas, bam, un aviso de que te has pasado del 80% de tu cuota. ¡Y solo estamos a 5 de este mes! Querido amigo, deberías usar menos gifs para poner estados chulos en Twitter y para dar contestaciones cortantes a tus enemigos. Podrías usar, qué se yo, un vídeo en HTML 5. No, tranquilo, no consume más que un gif.

Hoy en día hemos desarrollado un particular idioma de gifs, imágenes de gatos y memes que resulta imposible no emplear, pero todo tiene un precio: los gifs, lo queramos o no, pesan mucho para lo que ofrecen y tardan en cargarse la primera vez que los cargas. Por eso existe gyfcat, una web que convierte vídeos y gifs a HTML 5 para que ocupen menos.

Parece una broma, pero el resultado es envidiable: usando vídeos que se reproducen automáticamente, es posible suplantar a los pesados y lentos gifs. Vídeos, así es, la tecnología avanza a toda leche y el nuevo estándar del HTML 5 sirve para muchas más cosas que hacer webs sin flash. Con gyfcat, por ejemplo, se soluciona un problema muy típico de cualquier blog: usar gifs en los post.

Tomemos el mítico gif del niño maltratador de gatos al que le sale mal la jugada. Esta primera imagen es un gif. Pesa 5MB, tarda en cargarse. Esto, es un vídeo en HTML, con una compresión mayor que hace que pese solamente 286kb, es decir, 16 veces menos. ¿Es una buena reducción, verdad?

Aunque gyfcat es un servicio muy básico, pone sobre la mesa una cuestión importante en estos tiempos que corren de memes y memeces: ¿por qué no usar formatos más amigables con el consumo de datos? Cada día se enlazan un porrón de gifs de gatos y de otros animales menos molones, así que lo justo sería hacerlo de la mejor y menos costosa forma posible. Tumbar formatos que llevan decenas de años entre nosotros, como son el JPG o el GIF, cuesta mucho tiempo, pero si la gente está empezando a abandonar Windows XP, todo es posible.

Puede que WebM y el HTML 5 en general sean mejores, pero los otros ya estaban aquí. El vídeo Beta también era mejor que el VHS, pero ya sabemos todos cómo acabó la cosa. Aún así, con Internet avanzando a la velocidad que avanza siempre, nunca se sabe cuándo podrían cambiar las tornas. Y el día que un nota te mande un vídeo de HTML 5 para contestar a tu tuit irónico, querrás saber qué está pasando para contestarle con su misma medicina.

¿Cómo hacer un gif-que-no-es-un-gif en gyfcat?

Por si queréis animaros y tratar de iniciar una revolución por vuestra cuenta, gyfcat es bastante sencillo de usar. No tiene muchas opciones, pero solo exige crear una cuenta de usuario antes de subir cualquier gif que quieras convertir a HTML5. Selecciona tu gif desde el ordenador o desde una URL, pulsa para que la web lo convierte y el resultado será un pantalla en blanco con el gif-que-no-es-un-gif en medio. Pronto se podrán enlazar vídeos de YouTube y otros servicios de vídeo, pero por ahora, mejor centrémonos en los gifs.

Para insertarlo en una web, tienes que insertar el código <iframe> del vídeo, que si ya usas un poco Internet, deberías saber que es el código que aparece también cuando quieres incrustar un vídeo de YouTube. Para verlo, pulsa encima del icono de enlazar (el que tiene dos eslabones de una cadena sobre un fondo naranja) y copia el cuarto código que aparece. Sí, ese en el que pone ‘iframe’.

Si quieres compartir en Twitter o en cualquier otra red social vuestra genial y casi revolucionaria creación, basta con copiar el enlace que aparece en el navegador mismo (tienen nombres bastante curiosos, sí). Mirad este tuit mío por ejemplo.

Con esto y un bizcocho, ya tenéis algo de lo que presumir ante vuestros amigos enteradillos. Podéis gritar al mundo que vivís en la vanguardia de Internet y que ya no usáis formatos del siglo pasado para enlazar animaciones.

Publicidad