TecnoXplora » Gadgets

LE PUEDES HASTA ECHAR EL CAFÉ POR ENCIMA

El teclado Juan Palomo: genera su propia energía a golpe de tecla

Almacena energía con cada pulsación, que queda registrada para, además, identificar al usuario y prevenir posibles usos indeseados. Por si eso fuera poco, el teclado es también resistente a los líquidos.

El teclado que genera su propia energía

Universidad de Georgia El teclado que genera su propia energía

Publicidad

Es posible que los teclados sean uno de los periféricos más abandonados por la tecnología o el diseño. Salvo contadasexcepcionesrarezas, una vez llegamos a los teclados inalámbricos, poco hemos avanzado en este accesorio. Al menos hasta ahora

Desde la Universidad de Georgia han querido dar al teclado el respeto que se merece y han desarrollado un modelo que ofrece dos interesantes ventajas frente a los tradicionales. Se trata de un teclado capaz de generar energía por sí solo y que además identifica al usuario.

La energía que genera este teclado proviene del simple hecho de pulsar las teclas. "Este teclado inteligente cambia la forma tradicional en la que se utiliza un teclado", dice Zhong Lin Wang, profesor en la Facultad de Ciencia de los Materiales e Ingeniería en el Instituto de Tecnología de Georgia. "Cada golpe en las teclas produce una señal eléctrica que puede ser registrada y analizada".

Además de proporcionar una pequeña corriente eléctrica para el registro de las pulsaciones de las teclas, el nuevo teclado también podría generar suficiente electricidad para cargar un pequeño dispositivo electrónico portátil o para un transmisor para que el teclado funcione de forma inalámbrica.

El efecto, conocido como la electrificación de contacto, genera una corriente cuando las yemas de los dedos del usuario tocan un material plástico revestido de una capa de material de electrodo. El voltaje se genera a través de unos efectos de inducción que generan una pequeña carga una vez los materiales se ponen en contacto y luego se separan.

"Nuestra piel es dieléctrica y tenemos cargas electrostáticas en los dedos", señala Wang. "Cualquier cosa que tocamos puede llegar a cargarse”, asegura.

En segundo lugar, este teclado ofrece la novedad de identificar a quién está utilizándolo. No todo tecleamos de la misma manera. Estos datos biométricos son únicos y exclusivos y responden, por ejemplo, a la fuerza de tecleo o al tiempo que pasa entre que pulsamos una tecla y la siguiente.

De este modo, el teclado analiza estos datos y es capaz de identificar a quién está delante de la pantalla. Esto es especialmente útil si queremos asegurarnos de que nuestro equipo no sea utilizado por personas no autorizadas.

Pero espera que las ventajas de este teclado no acaban aquí ¿A quién no se le ha caído alguna vez un líquido sobre un teclado? Ya no tendrás que poner excusas en el técnico y decir con la boca pequeña que el teclado de repente dejó de funcionar (y recordando a cámara lenta cómo se te caía el líquido sobre él). Aunque desparrames el café encima, este teclado seguirá funcionando porque sus teclas están hechas de material plástico.

Publicidad