TecnoXplora » Gadgets

SE ABRE CON EL TELÉFONO DEL DUEÑO CERCA

Skylock, el candado que avisa cuando intentan robarte la bicicleta

Que te roben la bici cuando la dejas aparcada es una gran faena, y las medidas de seguridad tradicionales se han quedado un poco obsoletas. Pero tenemos la solución: Skylock es un candado inteligente que te alerta si intentan robarte. Y no tiene cerradura física, ya que la llave es nuestro smartphone.

Un candado WiFi que avisa si intentan robar tu bici

Sylock Un candado WiFi que avisa si intentan robar tu bici

Publicidad

¿Qué cara se te quedaría si te birlaran la bicicleta que has dejado atada a un árbol mientras hacías unos recados? Pues cara de tonto, como se le quedó al pobre Sergio Makaroff en su canción 'Tranqui tronqui' de hace quince años, donde cuenta como un yonqui le roba su querida 'mountain bike' en la Plaza Real de Barcelona.

Barcelona es una de las ciudades más propicias para usar la bicicleta, un modo de transporte más saludable, ecológico y sostenible que cada vez tiene más aceptación en el resto de ciudades, que poco a poco se van haciendo cada vez más amigas de las dos ruedas.

Pero cuando hay más ciclistas aumenta también el número de amigos de lo ajeno que afanan bicis. Y es que, amigo mío, las grandes ciudades españolan no son como Amsterdam o Berlín y no puedes dejar a tu querida amiga aparcada en cualquier lado sin preocuparte por ella.

Un grupo de exingenieros de Boeing y Jawbone creen que tienen la solución para que estés más tranquilo cuando dejes sola tu bicicleta: su candado inteligente Skylock. A simple vista es un candado con forma de U convencional, pero en su interior esconde sorpresas que te van a deslumbrar.

El candado tiene una conexión Bluetooth de bajo consumo para vincularlo a un teléfono, pudiendo configurarlo para que se abra automáticamente cuando estemos cerca o cuando pulsemos un botón de una aplicación (en iOS o Android). Si nos encontramos sin batería en el teléfono podemos introducir un código numérico como método sustitutivo de desbloqueo.

Suena bien el método, muy parecido al de los coches actuales, pero puede parecer un engorro si compartimos bicicleta. Tranquilos, que se puede confiar el código de nuestro candado a otra persona. Y no hace falta que le pases el número de seguridad a tu colega por WhatsApp o SMS, que eso sería muy cutre. Con que la otra persona se instale la aplicación en su teléfono podrá utilizarlo con las mismas ventajas. Y en cualquier momento se puede gestionar desde la app quién tiene acceso al candado y a quién quieres revocar la autorización.

Además de Bluetooth el candado tiene conexión WiFi y sensores de velocidad (acelerómetros). Con la primera puedes conectar el aparato a una red imalámbrica cercana y te pueden llegar notificaciones al móvil en caso de que alguien intente mover tu bicicleta. Puedes incluso configurar la sensibilidad del movimiento, para que no te vaya molestando con cualquier golpecito que sufra la bici.

Esta última función mola, pero no siempre vamos a aparcar cerca en un sitio donde podamos conectarnos.

Tu teléfono es la llave del candado

El acelerómetro no solamente funciona como “sensor de robo”, también sirve para alertar de un accidente. Como el candado está conectado al teléfono y éste también lleva este tipo de sensor puede comprobar si el parón repentino de velocidad se debe a un golpe. ¿Cómo lo hace? Pues el candado te manda una notificación a tu teléfono y, si no la contestas, avisa a los contactos que hayas configurado tú previamente que has podido tener un percance sobre ruedas.

Como podemos sospechar esto consume mucha batería, pero el candado incorpora unos paneles solares para que nunca se quede sin carga. Los creadores del invento afirman que con una hora de carga solar el candado puede tener autonomía para una semana. Con la batería cargada completamente mediante USB puede funcionar un mes sin ver la luz del sol.

Skylock está recaudando fondos desde su página web y ya se puede hacer una reserva del artilugio por 149 dólares (117 €), cantidad que te será cargada inmediatamente aunque el envío no se lleve a cabo hasta principios de 2015. Cuando alcancen la financiación deseada (50.000 dólares) el precio del candado será de 249 dólares (183 €).

Es poco caro el aparatito y si te lo acaban robando Makaroff tendría que hacer la segunda parte de su canción sobre cacos de bicis, pero a veces la bicicleta es como nuestra niña mimada y por cuidar de ella haríamos lo que hiciera falta.

Publicidad