TecnoXplora » Gadgets

Primera prueba

La iSIM ya es una realidad, ¿en qué se diferencia de la eSIM y la SIM tradicional?

Una evolución de la SIM que probablemente tenga una rápida adopción entre los fabricantes.

Tarjeta SIM

Pixabay Tarjeta SIM

Publicidad

Con el paso de los años las tarjetas SIM se han ido haciendo cada vez más pequeñas e inteligentes. Hace años tenían un tamaño similar al de una tarjeta de visita, y hoy en día las Nano SIM son mayoritarias en los teléfonos, con un tamaño tan pequeño que a veces son difíciles de manipular. Pues bien, la evolución es que estas desaparezcan directamente, y se conviertan en tarjetas SIM virtuales. Esto no es algo nuevo ni mucho menos, sino que es una tecnología presente ya en muchos dispositivos y perfectamente válida para distintos operadores. Pues bien, ahora tenemos una nueva SIM en ciernes, que promete enterrar incluso a la eSIM, se trata de la iSIM y ya es una realidad, porque se acaba de realizar su primera prueba con un operador y en un smartphone real.

Una prueba histórica

Se trata de la primera vez que se pone en marcha una iSIM, que es el nuevo formato de tarjeta SIM que se está expandiendo poco a poco en la industria, pero que ahora ha recibido su bautismo con la primera prueba real. Esta la ha realizado Vodafone, junto a Qualcomm y Samsung, que han creado el ecosistema necesario para que esta iSIM se convierta en toda una realidad. Esta tarjeta se ha integrado en un Samsung Galaxy Z Fold, el plegable de la marca, modificado por Qualcomm para integrar en su procesador Snapdragon 888 la nueva iSIM.

Funcionamiento de la iSIM
Funcionamiento de la iSIM | Vodafone

Por su parte la operadora Vodafone es la que ha brindado su red móvil para poder poner en marcha esta nueva forma de comunicarse desde el teléfono. De tal forma que se ha podido iniciar una conexión de datos móviles mediante este nuevo formato de tarjeta virtual. Muchos os preguntaréis cuál es la diferencia de esta nueva iSIM respecto de la eSIM de la que hemos venido hablando en los últimos años, y que ya ha estado funcionando en distintos dispositivos, tanto móviles como wearables.

¿Qué aporta la iSIM respecto de los otros formatos?

Pues bien, los cambios son básicamente estructurales y de operativa, si lo comparamos con lo que nos ofrece la eSIM. Y es que mientras la eSIM es una tarjeta virtual, que no necesita de una tarjeta física, al integrarse en un chip específico dentro del dispositivo, la iSIM es incluso más sencilla, y representa una evolución en la integración de estas tarjetas. Ya que en este caso la tarjeta virtual se integra en el propio procesador, en este caso en el Snapdragon 888, en el futuro en otros diferentes.

Hasta ahora era necesario un chip independiente para gestionar la eSIM, ahora con le iSIM todo se integra en un mismo chip, por lo que no ocupa más espacio, y no se depende de más componentes. Este cambio que parece algo intrascendente para los usuarios, puede tener muchas connotaciones positivas en la industria. Ya que con una iSIM que no necesita de componentes adicionales, es más fácil que esta tecnología se expanda a un mayor número de dispositivos en menos tiempo. Lo que quiere decir que probablemente la mayoría de móviles nuevos que lleguen al mercado en 2023, puedan integrar esta iSIM en sus procesadores.

Publicidad