No cabe duda de que los asistentes de voz han llegado para quedarse. Están presentes no solo en nuestros móviles desde hace años, sino que ahora además están presentes en los altavoces inteligentes que poco a poco comienzan a poblar nuestras casas. Una de las principales preocupaciones de los usuarios de estos asistentes es la privacidad. No es la primera vez que conocemos que los asistentes almacenan las conversaciones, que son accesibles por empleados de estas empresas para fines presuntamente de mejora del servicio, pero siempre queda la duda de a dónde van a parar realmente esas conversaciones. Ahora Google toma cartas en el asunto, y dejará de grabar estas conversaciones.

Ya no se grabarán, por defecto

Ha sido a través de propio blog oficial de Google, quien ha desvelado algunas de las decisiones que ha tomado la firma de Mountain View para poder combatir posibles problemas de privacidad derivados de este tipo de prácticas por parte de la empresa. La medida más importante que va a tomar de inmediato Google va a ser el cese de las grabaciones de las conversaciones por defecto. Esto quiere decir que solo se podrán grabar las conversaciones cuando así lo pidan los propios usuarios, que tendrán la posibilidad de revocar el permiso cuando sea necesario.

Google Home Mini | Photo by Ben Kolde on Unsplash

De esta forma las conversaciones no se grabarán por defecto, y cuando le hayamos dado permiso, y lo revoquemos de nuevo después, todo lo almacenado se borrará cuando así mostremos nuestra intención de ello. Desde Google han asegurado que todas las conversaciones que se suelen almacenar en los servidores de Google son completamente anónimas, de tal manera que los empleados no saben qué persona es la que está participando en esa conversación, nadie puede saber quién es la persona detrás del altavoz, aunque como es lógico, siempre queda la duda de a dónde van a parar esas conversaciones.

Google Assistant | Pixabay

Según Google, de la cantidad ingente de grabaciones que se guardan, la compañía solo suele escuchar el 0.2% de todas esas grabaciones. Tampoco se guardarán las conversaciones que se han grabado por error. Ya que a veces el asistente escuchar un término similar al del OK Google y se pone a grabar sin que tan siquiera lo sepamos. Por tanto a partir de ahora cuando se detecten este tipo de grabaciones se borrarán completamente, si es la voluntad evidentemente de usuario. Como es lógico, todos estos cambios van en pos de la privacidad de los usuarios, tras las agrias polémicas que nos han desvelado el destino real de muchas conversaciones.

No es solo Google, sino Amazon o Apple las que han sido acusadas de haber estado escuchando conversaciones privadas de los usuarios sin una política clara que diera la potestad a estos de elegir si querían que fueran escuchados o no. Tras las diferentes polémicas, parece que el agua va volviendo a su cauce paulatinamente, y las empresas han tomado conciencia ya de que este es un tema muy serio y no se puede frivolizar con él. Y como es cada vez más común, solo el usuario es dueño de lo que se hace con sus conversaciones e interacciones son los asistentes de voz.