TecnoXplora » Gadgets

EXISTEN TAMBIÉN ESCÁNERES PARA REPRODUCIR OBJETOS

2014, el año de las impresoras 3D

Armas, alimentos, componentes espaciales y hasta un edificio. Nada se resiste a las impresoras 3D que el próximo año podrían vivir una auténtica revolución con la liberación del mercado de sus modelos más punteros.

Escáner 3D

Antena3Noticias.com Escáner 3D

Publicidad

Begoña Jorques | @bjorques | Valencia
| 20.09.2013 10:05

La filosofía del DIY (do it yourself, es decir, 'hazlo tú mismo') está alcanzando en los últimos tiempos sus cotas más elevadas. La tecnología se ha aliado con este estilo de vida y lo hace con herramientas como las impresoras 3D.

Hace ya tiempo que se oye hablar de ellas, especialmente desde la polémica surgida en Estados Unidos tras la fabricación de 'Liberator': un estudiante de Derecho de la Universidad de Texas, Cody R. Wilson, consiguió fabricar un arma capaz de disparar como las de verdad. Tras este primer modelo, le siguieron otros como un rifle creado por otra impresora 3D de la mano de otro estadounidense y que esta vez fue capaz de disparar 14 balas.

Pero el verdadero año de las impresoras 3D será 2014. Será entonces cuando hasta la misma NASA envíe una de ellas a la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés). El objetivo es que los astronautas puedan fabricar allí las piezas de recambio necesarias para sus equipos. Este interés de la NASA por las impresoras 3D ya se dio anteriormente pues concedió una sustanciosa beca a un ingeniero para que fabricara comida con estos dispositivos.

A priori puede parecer que las impresoras 3D estarían destinadas a la fabricación de objetos medianos o pequeños. Sin embargo, un estudio de arquitectura holandés ha ido un poco más allá con su intención de fabricar todo un edificio y sus muebles gracias a una de estas impresoras de dimensiones mastodónticas. La impresora, que se llama Kamer Maker, mide seis metros y está recubierta con una carcasa de contendor de transportes, e imprime un material bioplástico procedente del maíz.

Si al leer estas líneas te estás preguntando si tú mismo puedes hacerte con una de estas impresoras, la respuesta es sí. Siempre y cuando tengas un dinero ahorrado y sepas qué clase de impresora quieres que luzca en tu casa.

Existen dos opciones. La primera de ellas, es la impresora 3D Fused Deposition Modeling (FDM). Estas impresoras funcionan mediante un modelo creado en ordenador, que es llevado al mundo real con el calentamiento y fundición de un hilo de plástico, que posteriormente se enfría y solidifica. La liberación de esta patente hace algunos años hizo posible la adquisición de estas impresoras a un precio razonable. Si echamos la vista atrás, hace poco más de cinco años rondaban los 12.000 euros, mientras que ahora las puedes encontrar por unos 400.

Como segunda opción, y más cara, tienes las impresoras láser o estereolitográficas. Aparentemente su modo de funcionar puede parecer similar a las FDM, pero su acabado es más definido. Los objetos creados con este sistema proceden de una fuente de resina, que se calienta e ilumina con un láser y es entonces cuando se solidifica. 

La liberación de este mercado llegará, según las previsiones en 2014, y será entonces cuando sea más económico hacerse con una de estas impresoras 3D más precisas.

Y no solo las impresoras se apuntan al 3D. Los escnáneres también se unen a la fiesta tridimensional, pero a la inversa. Makerbot Digitizer es un escáner captar de captar la forma de cualquier objeto de la vida cotidiana y convertirlo en un modelo computerizado. Su precio, algo más de 1.000 euros.

Publicidad