TecnoXplora » CienciaXplora

LA IMPORTANCIA DE LA ALIMENTACIÓN EN EL ESPACIO

Por qué conviene que los astronautas de la EEI no se aburran del menú

La NASA se toma muy en serio la alimentación del personal de la Estación Espacial Internacional: si no comen lo suficiente, pueden perder masa corporal, tener deficiencias nutricionales y desarrollar problemas de salud.

Astronauta preparando una comida.

NASA Astronauta preparando una comida.

Publicidad

Cualquiera se cansaría de un menú repetitivo: comer durante días (y no digamos meses) los mismos alimentos puede hacer que nos aburramos de ellos. En la Tierra, un paseo al supermercado para llevar a la despensa productos distintos puede solucionar la cuestión. Sin embargo, el personal de la Estación Espacial Internacional (EEI) lo tienen un poco más difícil.

Forzados a consumir solo lo que hay a bordo, los astronautas pueden hartarse y dejar de comer suficiente. Esto puede reducir su ingesta calórica, hacer que pierdan masa corporal, presenten carencias nutricionales y que desarrollen problemas de salud.

Aunque pueda parecerlo, no es un asunto baladí. Por eso, científicos de la NASA estudian cómo un menú repetitivo puede provocar fatiga o aversión a los habitantes de la EEI. El proyecto, denominado Food Acceptability, requiere que los astronautas rellenen un cuestionario para evaluar las comidas y bebidas en diferentes colaciones durante su estancia en la estación. Esto permite estudiar cómo van cambiando sus impresiones con el paso de los días.

Los resultados de la investigación servirán, además, para misiones futuras a otros planetas. Un posible aburrimiento culinario (y sus consecuencias) podría ocurrir de forma todavía más acusada en misiones espaciales largas.

Por ejemplo, un viaje a Marte duraría en torno a siete meses (el personal de la estación espacial pasa allí alrededor de seis meses antes de volver a la Tierra). Además, no habría posibilidad de recibir provisiones durante el trayecto ni estancia en el planeta rojo, por lo que al final de la misión quedarían aún menos alimentos y aumentaría el riesgo de que los astronautas se cansasen de los disponibles.

La importancia del sabor y la variedad

Así, la dieta de los participantes en una misión de larga duración debe garantizar el consumo continuo y adecuado de alimentos que satisfagan sus necesidades nutricionales y les permita mantener un buen estado de salud. Y, para conseguirlo, además de elegir los productos con mayor valor nutricional, es necesario tener en cuenta otros factores como el sabor, los gustos de los comensales y la variedad.

Tanto las preferencias de la tripulación como la monotonía del menú pueden afectar a la cantidad y calidad de las calorías que consumen. Además, para complicar aún más la cosa, las papilas gustativas de los astronautas pueden cambiar durante su estancia en el espacio debido a la alteración de fluidos que produce la ausencia de gravedad.

Además de tener alto valor nutricional, los alimentos también deben ser sabrosos. | NASA

Los expertos tienen en cuenta todos estos factores para garantizar que el personal de la estación espacial esté satisfecho con los alimentos que recibe. Por ejemplo, en el Centro Espacial Johnson de la NASA cuentan con un Laboratorio de Sistemas de Alimentación Espacial donde evalúan y diseñan recetas para los astronautas.

Los investigadores consideran diferentes variables además de la nutricional. Los alimentos deben tener una vida larga y ser fáciles de preparar y consumir. Los astronautas que viajaran a la EEI se encargan de probarlos y evaluarlos para ayudar a los nutricionistas a planear los menús que tendrán a bordo.

Además, el proyecto Astro Palate estudia la relación entre la alimentación de los astronautas y factores como el estado de ánimo y las emociones. El trabajo tiene como principal objetivo reducir el estrés que pueden provocar las comidas, de manera que la tripulación consuma suficientes alimentos y se sienta satisfecha.

El experimento busca también formas en que la comida puede contribuir a reducir el estrés y mejorar el estado de ánimo de los astronautas. Estos deben rellenar de nuevo cuestionarios sobre su satisfacción con las comidas, posibles alimentos que mejoren su humor y las situaciones más estresantes a las que se enfrentan.

La dieta es un factor clave para la salud, tanto en la Tierra como fuera de ella.

Publicidad