TecnoXplora » CienciaXplora » Ecología

ACUERDO DE PARÍS

Ojo a las 'islas de calor': Trump ignora que el coste económico del cambio climático será devastador en las ciudades

El aumento de temperaturas en las ciudades debido al 'efecto isla de calor' provocará importantes pérdidas económicas en ciudades de todo el mundo.

Calor en España

Agencias Calor en España

Publicidad

Teguayco Pinto | @teguayco | S/C Tenerife
| 02.06.2017 12:34

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha confirmado lo que muchos temían: su país, el segundo más contaminante del planeta, abandona el acuerdo de París. Este abandono supone un duro varapalo en la lucha contra el cambio climático y limita las posibilidades del mundo de frenar el calentamiento global. Un calentamiento que, según un reciente estudio, podría ser devastador para muchas ciudades.

Según un equipo internacional de investigadores, las ciudades podrían perder hasta un 11% de su producción económica debido al 'efecto isla de calor' urbano, que intensifica el calentamiento global en las grandes urbes. Los investigadores llegaron a esta conclusión tras estudiar 1.692 ciudades de todo el mundo.

Hasta ahora, la mayoría de los estudios sobre los impactos del cambio climático en las ciudades se habían centrado principalmente en un conjunto limitado de países y riesgos, como el impacto en el nivel del mar, la salud y los recursos hídricos. Sin embargo, estas estimaciones de impacto “no han tenido en cuenta que las grandes ciudades experimentarán un calentamiento adicional debido al efecto de la isla de calor urbano, es decir, al cambio de los patrones climáticos locales causados ​​por la urbanización”, explican los autores en un artículo publicado en la revista 'Nature Climate Change'.

¿Qué es una isla de calor?

La isla de calor urbana es un efecto que ocurre cuando se reemplazan superficies naturales, como la vegetación y el agua, por materiales que absorben calor, como el hormigón y el asfalto. Además, el efecto de estos materiales se ve amplificado por el calor de los automóviles o los aparatos de aire acondicionado.

Estudios anteriores ya habían calculado que este efecto puede añadir otros dos grados a las estimaciones del calentamiento global para las ciudades más pobladas para 2050. Sin embargo, los resultados de esta nueva investigación indican que cerca del 25% de las ciudades analizadas se podrían llegar a calentar más de 7º C a finales de este siglo.

Los autores del estudio han advertido que “varias grandes ciudades están teniendo en cuenta el cambio climático en sus estrategias a largo plazo”, y por eso han ofrecido información sobre los costes y beneficios de las diferentes estrategias de adaptación.

Entre las distintas opciones para mitigar los efectos de la isla de calor, los investigadores han destacado la utilización de techos verdes y la sustitución de los pavimentos por otros con materiales que acumulen menos calor.

Sus resultados indican que el cambio de una quinta parte de los techos de una ciudad y la mitad de los pavimentos podría podría suponer un ahorro de hasta doce veces el costo de instalación y, al mismo tiempo, ayudaría a reducir las temperaturas un promedio de 0.8º C.

Según estos economistas, este tipo de “acciones locales pueden ser un instrumento de reducción del riesgo climático” y concluyen que “la limitación de la islas de calor urbano a través de los planes de adaptación de la ciudad puede amplificar significativamente los beneficios de los esfuerzos internacionales de mitigación”. Algo que, tras la decisión de Trump, es más importante que nunca.

Publicidad