PRIMERA VEZ QUE SE ENCUENTRAN

PRIMERA VEZ QUE SE ENCUENTRAN

El virus que robó ADN de una viuda negra

Un equipo de investigadores ha descubierto ADN de arañas e insectos en un virus bacteriófago. Es la primera vez que se encuentran genes de tipo animal en un virus de esta clase.

Viuda negra
Viuda negra | Bruno Schalch

Teguayco Pinto | @teguayco | Santa Cruz de Tenerife | 17/10/2016

Cuando la bióloga de la Universidad Vanderbilt Sarah Bordenstein secuenció el genoma del virus fago WO no sabía que esto le llevaría a un descubrimiento inusual. Al observar el genoma, esta investigadora descubrió que hasta un tercio de los genes del virus eran de tipo animal, algo insólito para este tipo de virus. Pero lo que es más curioso aún, es que algunos coincidían con el ADN relacionado con la toxina que se encuentra en el veneno de la viuda negra (Latrodectus mactans).

"El descubrimiento de ADN relacionado con el gen de la toxina de la viuda negra fue una sorpresa total, porque es la primera vez que se ha descubierto ADN de tipo animal en un fago (un virus que infecta bacterias)”, afirma Seth Bordenstein, marido de la bióloga y también investigador en Vanderbilt.

La pareja lleva más de 15 años estudiando este virus, pero no se imaginaban que la secuenciación de su genoma les traería esta sorpresa, nunca vista antes en un virus de este tipo. Aunque es relativamente habitual que los virus asimilen genes de sus víctimas, no está claro cómo el virus adquirió este ADN, ya que no ataca directamente a las arañas.

Los fagos, también llamados bacteriófagos, son virus que infectan exclusivamente a bacterias, y el que estaban analizando los Bordenstein es el WO fago, que ataca a la Wolbachia. Esta bacteria es conocida por tener entre sus víctimas no sólo a las viudas negras, sino también a más de la mitad de todas las especies de artrópodos, incluyendo insectos y crustáceos.

Lo curioso de este caso es que el virus no ha asimilado genes de su víctima, la bacteria Wolbachia, sino de la víctima de ésta, las arañas. De hecho, en el virus se han encontrado restos de genéticos de otros artrópodos e insectos.

Lo investigadores creen que la razón por la que el fago WO es excepcional se debe a la forma de actuar de la bacteria. Una vez la Wolbachia infecta a un artrópodo, se envuelve a sí misma en la membrana celular del propio animal. De esta forma, para que la bacteria sea infectada por el virus, éste tiene que atravesar, no solo la propia membrana de la bacteria, sino también la del animal.

Para sobrepasar las barreras de la Wolbachia, al fago WO le es suficiente con su ADN original, que ha evolucionado para este propósito. Sin embargo, para atravesar la membrana animal, el virus necesitará algo más.

Ahí es donde los científicos creen que entran en juego los genes relacionados con la latrotoxina, una neurotoxina letal que se encuentra en el veneno de la viuda negra. Los investigadores creen que esta toxina también es eficaz para generar pequeños orificios en las membranas celulares, lo que facilitaría la entrada del virus.

El hallazgo, que ha sido publicado en la revista 'Nature Communications', le ha proporcionado a los científicos información que se puede utilizar para modificar genéticamente la bacteria. La modificación genética de las Wolbachia ya se ha utilizado recientemente para combatir la propagación de algunas enfermedades, ya que impide que los virus responsables de dichas enfermedades se reproduzcan en los mosquitos que los propagan. Técnicas basadas en propagar mosquitos infectados con Wolbachia han sido probado con éxito en varios países para combatir la fiebre del dengue y el virus Zika.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.