Pocos recursos tan bellos e ilustrativos como un buen time-lapse. La técnica consiste en tomar imágenes regulares distanciadas en el tiempo, siempre desde una misma perspectiva y respecto a un evento de velocidad lenta. El resultado: composiciones cinematográficas que sirven para resumir en segundos lo que puede costar horas, días o semanas.

Y pocas cosas más lentas que la naturaleza que nos rodea.

Cuando se combina un time-lapse con un fenómeno atmosférico, un evento astronómico o, sencillamente, la observación de nuestro entorno, el resultado puede ser tan ilustrativo como el de estos nueve time-lapses.

El primero es una variación musical sobre imágenes captadas por Colin Legg, un fotógrafo especializado en time-lapses. Hay de todo: noches estrelladas, amaneceres, nubes…

El segundo es un gif que muestra un viaje orbitando la Tierra a vista de la Estación Espacial Internacional

El tercero es un montaje del colectivo Thrash Lab, en el que se muestra la ciudad de Nueva York como si de un entorno natural se tratara, ajena a la presencia humana

El cuarto lleva, de la mano de Joe Capra, al tumultuoso Río de Janeiro. A través de time-lapses muestra perspectivas aéreas de la ciudad, con especial detenimiento en las áreas de favelas