TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

INSALUBRE MALESTAR CRANEAL

Seis signos de que tus dolores de cabeza no son normales

Si las molestas craneales vienen acompañadas de fiebres, aparecen después de golpearte o empeoran cuando te despiertas no hagas mucho drama... pero coméntaselo a tu médico, y hazlo cuanto antes.

Dolor de cabeza

Cocinatis Dolor de cabeza

Publicidad

Berta Mina | @BertaMina | Madrid
| 05.05.2017 10:41

Todos y cada uno de nosotros nos hemos encontrado ante la misma desagradable sensación: un dolor de cabeza atroz que nos bloquea. El problema es que, dado que una misma molestia puede resultar insoportable para uno podría sentirse como leve en otros individuos, resulta complicado categorizar si se trata de una molestia temporal o puede significar algo más.

Los cambios de tiempo o alimentación pueden ser algunos de los grandes desencadenantes (de ahí que muchas veces tengas más malestar en los meses de verano) o quizás una simple jornada de estrés y agobios que terminan por dejarte la cabeza como un bombo. Sin embargo, hay determinados dolores de cabeza mucho más molestos e intensos que los convencionales, a los que deberías prestar cierta atención si se convierten en tu tónica diaria.

Vaya, que tampoco es plan de que nos volvamos hipocondríacos, pero no estaría de más que consultases con un especialista si tu malestar craneal va por estos derroteros:

El dolor de cabeza viene acompañado de fiebres

Si las molestias craneales vienen acompañadas de fiebres y dolor muscular podría ser que tu simple resfriado se esté convirtiendo en gripe o incluso ser señal de que tienes una infección cerebral, como podría ser la meningitis.

Si el dolor de cabeza y la fiebre vienen acompañados además por un estado mental alterado -no eres capaz de recordar el nombre de las cosas, apenas puedes moverte o estás extremadamente irascible y no pareces tú mismo-, lo mejor es que acudas al médico y comentes la extraña y dolorosa cefalea a la que te estás enfrentando.

Dolores de cabeza por lesiones

No podemos confundir un dolor de cabeza derivado de agotamiento, estrés o una noche de excesos etílicos con aquel que surge después de habernos golpeado la cabeza, aunque haya sido levemente.

Este tipo de lesiones suelen tratarse con anticoagulantes y no hay problema alguno. Pero cuando el malestar post-porrazo es más intenso de lo esperado podría indicar un hematoma subdural, una especie de sangrado lento dentro de tu cerebro que puedes evitar que vaya a más comentándolo cuanto antes con un especialista.

Localizar el foco del dolor puede ser determinante para descartar si estamos o no ante dolores de cabeza peligrosos | Flickr

El dolor se concentra en tus sienes

En la mayoría de los casos, el lugar en el que se ubique el dolor de cabeza no tiene por qué indicar nada grave. Pero si tienes más de 50 años y ese malestar se enfoca en una o ambas de tus sienes, los expertos apuntan que podría ser un signo de arteritis temporal, situación en la que las arterias de las sienes se inflaman y desembocan en esos atronadores dolores encefálicos.

Si a esto le unimos visión borrosa o fiebres, mejor ir al médico de urgencias ya que si no se trata a tiempo podría desencadenar fallos irreversibles en la vista.

Dolor de cabeza que empeora cuando te despiertas

Te despiertas con malestar craneal y ciertas náuseas, pero a medida que avanza el día notas que el dolor va disminuyendo ligeramente y no vuelves casi a percibirlo a no ser que tosas, te inclines o te pongas a hacer ejercicio. Lo peor: tomes lo que tomes para el dolor de cabeza las molestias se mantienen.

No tiene por qué, pero no estaría de más descartar con un especialista que este dolor agudo no es un síntoma de tumor cerebral. De verdad, no te alarmes, insistimos en que la posibilidad es bastante escasa, ya que apenas un 8% de las personas que padecen tumores cerebrales manifiestan dolores de cabeza como primer y único síntoma, pero corroborar que estás perfectamente sano es una opción que no deberías dejar pasar.

El dolor está detrás o alrededor del ojo

Un dolor de cabeza que se concentra en la zona de los ojos y afecta a nuestra visión volviéndola borrosa podría ser síntoma de glaucoma agudo. Este se traduce en una acumulación de presión en el ojo que corta el flujo sanguíneo y puede acabar en problemas importantes como la ceguera. Aquí sí, acude a urgencias y descarta que esta cefalea pueda estar afectando a tu sistema visual.

Dolores de cabeza contagiosos

No hablamos de que alguien lleve la gripe a casa y acabéis todos bajo la manta eléctrica rodeados de clínex: esta situación es de lo más común y no tiene mayor complejidad que tratar el virus.

Pero si notas que en condiciones de salubridad tanto tú como las personas que te rodean os quejáis al mismo tiempo de dolores de cabeza inusuales, podría ser un signo de intoxicación por C02 en el ambiente en el que estáis. Si al salir al exterior notas que el dolor de cabeza se reduce notablemente, advierte a todos: abrid las ventanas o las puertas y solicitad una inspección del espacio para ver si hay una fuga de dióxido de carbono.

Publicidad