TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

MISTERIOS EN LA COCINA

¿Sabes por qué la puerta de tu microondas no es transparente?

¿Te acuerdas del vaso de leche que metiste en el microondas esta mañana? Puede que no te hayas fijado, pero en realidad no has visto como daba vueltas a través de una puerta transparente, sino de una rejilla con agujeritos.

Microondas

Freeimages Microondas

Publicidad

Lucía García | @shedka | Madrid
| 11.01.2016 01:47

El funcionamiento del microondas es muy curioso. Su componente principal se llama magnetrón y su poder para calentar se descubrió por accidente en 1945 cuando al ingeniero Percy Spencer se le derritió la chocolatina que tenía en el bolsillo trabajando con uno.

Los hornos microondas calientan la comida porque el magnetrón la bombardea con ondas electromagnéticas que varían 2.500 millones de veces por segundo. Las moléculas contenidas en la comida tratan de alinearse con este campo tan cambiante y esto las hace vibrar. La vibración de las moléculas hace que choquen unas con otras, dispersando energía en forma de calor.

Esto sólo ocurre con las moléculas dipolares, como las del agua, las grasas y el azúcar. Por eso un vaso vacío no se calienta en el microondas, porque el cristal del que está hecho no es dipolar. Sin embargo, no te recomiendo hacer la prueba, puesto que las ondas no tendrán dónde penetrar y rebotarán dentro del aparato, lo que podría quemar alguno de sus componentes.

Los cristales, por ser transparentes, dejan pasar la luz a través de ellos, así como dejan pasar otras ondas electromagnéticas. Por eso si los microondas tuvieran un cristal en vez de una rejilla estas ondas electromagnéticas lo atravesarían.

Sin embargo, por los agujeros de la rejilla no caben las ondas del microondas puesto que estas son de 12,5 centímetros, mientras que los agujeritos tienen tan sólo unos 2 milímetros, por eso la energía no se escapa del microondas calentando el resto de la cocina.

Publicidad