En ocasiones las tuberías y las cañerías nos permiten conocer cuándo lloverá, pero también podemos saberlo con sólo abrir la ventana o salir a la calle. En este vídeo de TecnoXplora te explicamos la razón científica por la que, a veces, cuando se avecinan precipitaciones podemos detectar que se van a producir por el olor que desprenden nuestras tuberías y cañerías.

Cuando nos encontramos en nuestros hogares o paseando por la calle, a veces llegamos a percibir un olor que asociamos rápidamente con la lluvia. Entonces corremos rápidamente a refugiarnos bajo algún techo, si es que nos encontramos a la intemperie. Sin embargo, quizá no sabías que la lluvia en sí no tiene olor, al igual que el líquido de un vaso de agua mineral. Pero, entonces, ¿por qué podemos oler la lluvia cuando en realidad no tiene olor?

También es cierto que aunque el agua de la lluvia nos viene muy bien, a veces demasiado es catastrófico. Ya que puede llegar a producir riadas de tal magnitud que incluso arrastran objetos tan grandes y pesados como nuestros coches. Ahora un grupo de científicos, de la Universidad Politécnica de Madrid y Valencia, ha creado un diseño más sostenible para la gestión urbana del agua de lluvia con un método para crear instalaciones de captación y reutilización de aguas en sistemas de drenaje urbanos.

Si quieres saber cuál es el motivo científico por el que las tuberías y cañerías de la ciudad expulsan el olor de la lluvia cuando se acerca una precipitación, mira el vídeo de TecnoXplora de más a arriba.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

El animal más letal del mundo lo tienes en casa y lidias a diario con él

Cinco argumentos para desmontar las teorías de un terraplanista