TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

UNA MANERA DE VER DIFERENTE

Nadie puede ver lo mismo que tú: la ubicación y el tamaño de los objetos son diferentes para cada persona

Un estudio de la Universidad de Berkeley prueba que las personas tenemos capacidades diferentes a la hora ver los objetos, lo que podría explicar muchos de las discusiones ocasionadas a la hora de determinar, por ejemplo, si una pelota está dentro o fuera del campo en un deporte como el tenis.

ojo

Sinc ojo

Publicidad

Investigadores estadounidenses han probado que la percepción de la posición y el tamaño de los objetos que nos rodean varía de un individuo a otro. No somos capaces de ver las cosas exactamente de la misma forma que lo hace el resto de la gente.

Un estudio, publicado en la revista 'Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences', y realizado por los investigadores Zixuan Wang, Yuki Murai y David Whitney, de la Universidad de Berkeley California, pone de manifiesto que cada ser humano tiene una huella visual única.

Según este estudio, percibir las posiciones de los objetos es un requisito previo para la mayoría de las otras funciones visuales, y para nuestras respuestas motoras a las mismas. No obstante, cada individuo percibe lo que le rodea de diferente manera.

Esta diferencia puede tener efectos de distinta gravedad en nuestro día a día. Por ejemplo, en el estudio se pone de manifiesto que un mínimo cambio en la ubicación de un peatón o un automóvil que cruza la autopista podría resultar en un accidente catastrófico.

En algunos deportes, como el tenis, esta percepción también puede jugarnos malas pasadas. Un error de juicio visual puede generar una gran controversia y disputa en el campo de juego.

La percepción de la posición de cualquier objeto en el espacio está dictada por la anatomía de nuestro sistema visual, es decir, la ubicación de la retina, el tamaño, y otras características. Eso puede explicar gran parte las diferentes percepciones obtenidas por distintos individuos. Sin embargo, la percepción puede estar influida también por factores externos como la atención puesta en el momento, el movimiento del objeto en sí y el que realizan nuestros ojos.

Los investigadores llevaron a cabo una serie de pruebas para comprobar si distintos individuos podían percibir diferentes objetos e imágenes de la misma manera. Los resultados sugieren que la huella visual es única, pero que existe una memoria basada en la repetición y la asociación que nos hace actuar de la misma manera ante determinados objetos o escenarios.

La autora principal de la investigación, Wang, que se encuentra actualmente estudiando un doctorado en psicología, declaró para un artículo publicado por 'Neurosciencie News': “Podemos alcanzar una taza de café miles de veces en nuestra vida y, a través de la práctica, alcanzarla. Ese es el aspecto conductual: cómo nos entrenamos para coordinar nuestras actuaciones en relación a lo que vemos”.

De hecho, en uno de los experimentos llevados a cabo para comprobar la percepción del tamaño de los objetos por distintos individuos, se les mostró a los participantes una serie de arcos de diferentes longitudes para que estimaran su medida. Sorprendentemente, todos percibieron que los arcos eran más grandes en algunos lugares y más pequeños en otros de la misma forma. Tendemos a asociar los objetos con el espacio que los rodea, por lo que cómo los percibimos depende directamente del lugar en el que se encuentren.

El resultado de las diferentes pruebas realizadas mostraron la existencia de variaciones significativas en la percepción de la ubicación y el tamaño de los objetos por los distintos sujetos. En el estudio se concluye que esto podría deberse a procesos neuronales, aunque son solo especulaciones y serían necesarios más estudios que corroboraren que las diferencias visuales se originan en el cerebro.

Publicidad