TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

PROVOCA CAMBIOS EPIGENÉTICOS

Tu cuerpo podría tratar la comida basura como si fuera una infección peligrosa

Un estudio en roedores demuestra que una dieta rica en grasas saturadas, azúcares y sales provoca una respuesta del sistema inmune similar a la exhibida en presencia de patógenos que se mantiene a largo plazo.

Comida basura, ¿sí o no?

Pexels Comida basura, ¿sí o no?

Publicidad

Que las hamburguesas, la pizza y otros manjares de la comida basura engordan no es ninguna novedad. Sin embargo, este tipo de alimentos podrían provocar en tu cuerpo una reacción menos evidente. En concreto, un estudio de la Universidad de Bonn demuestra que causan cambios en el sistema inmune que se mantienen a largo plazo y que podrían contribuir al desarrollo de enfermedades como la arterioesclerosis o la diabetes.

Según los resultados del trabajo, publicado en la revista 'Cell', una dieta rica en grasas saturadas y azúcares y baja en fibra desencadena una respuesta de las defensas del organismo similar a la ocasionada por una infección bacteriana. Concretamente, aumenta la concentración de leucocitos en la sangre, especialmente granulocitos y monocitos.

Los autores han observado este efecto en experimentos con roedores a los que administraron durante un mes alimentos equivalentes a la comida basura. “Después de una infección, las defensas del cuerpo permanecen en una especie de estado de alarma para responder rápidamente si hay un nuevo ataque”, explica Eicke Latz, coautor del estudio. Pero en este caso, el proceso fue causado por la dieta y no por un patógeno.

Además, el estudio demuestra que estas consecuencias se mantienen a largo plazo, incluso después de haber abandonado los alimentos perjudiciales. Eso se debería a que la dieta alta en grasas y azúcares provoca cambios epigenéticos, es decir, que altera la forma en que el ADN se encapsula dentro del núcleo celular, de forma que algunos genes se manifiestan de distinta manera. Como consecuencia, “el sistema inmune reacciona con respuestas inflamatorias más fuertes incluso a pequeños estímulos”, apunta Latz.

El problema de todo esto es que este tipo de reacciones inmunes exageradas pueden acelerar el desarrollo de enfermedades vasculares, como la arterioesclerosis y la diabetes tipo dos.

Debido a los graves perjuicios que ocasionan la comida basura y la falta de ejercicio -que también contribuye al problema-, los expertos alertan sobre la importancia de mantener una dieta sana y, sobre todo, de educar a las nuevas generaciones sobre hábitos de vida saludables.

Publicidad