AUNQUE NO TENGAN AZÚCAR, SON UN PELIGRO

AUNQUE NO TENGAN AZÚCAR, SON UN PELIGRO

Beber dos o más refrescos light al día aumenta el riesgo de infarto

Una investigación realizada en Estados Unidos con 80.000 mujeres demostró, además, un aumento de los accidentes cerebrovasculares por coágulos. Las posibilidades aumentaban en mujeres obesas. Hasta el momento, no se sabe si la relación es por algún edulcorante artificial u otros problemas de salud.

Latas de refresco
Latas de refresco | Agencias

Ciencia en TecnoXplora | Madrid | 25/02/2019

Cuando la guerra contra el azúcar sigue activa, hemos de unirle una lucha contra una de las alternativas que existen. Si como alternativa a los refrescos comerciales tradicionales compras sus versiones ‘light’, ve tachando estas de la lista, porque también tienen sus peligros.

De acuerdo a un estudio de la Asociación Estadounidense del Corazón y de la Asociación Estadounidense de Cardiología, beber dos o más refrescos edulcorados artificialmente está relacionado con un aumento del riesgo de infartos, accidentes cerebrovasculares por coágulos y muerte prematura. Sobre todo, en mujeres mayores de 50 años.

La investigación también explica que las posibilidades son mayores para mujeres afroamericanas (que además tenían más riesgo de problema por coágulos que las blancas) y obesas, así como sin historial cardiaco o diabetes. No se apreció riesgo de apoplejía en mujeres con peso normal o sobrepeso.

Participaron 80.000 mujeres estadounidenses que habían pasado la menopausia y a las que se les preguntó con qué frecuencia habían bebido una serie de bebidas ‘light’ en los últimos 3 meses. A la vez, controlaron su estilo de vida y su salud durante una media de 11,9 años.

El presidente de la Academia Estadounidense de Neurología, Ralph Sacco, ha explicado que esta investigación confirma la relación entre las bebidas edulcoradas y los riesgos vasculares.

Ya en 2011, otro estudio concluyó que las personas que tomaban refrescos ‘light’ tenían más posibilidades de problemas cardiovasculares, como infarto de miocardio, que aquellas que no los tomaban. Sin embargo, aquella investigación no tuvo en cuenta antecedentes familiares ni un control del peso de los participantes.

Sin embargo, los investigadores todavía no saben si esta relación se debe a algún edulcorante artificial específico, una bebida en concreto o un problema de salud que las mujeres desconocen.

A ello se suma que las mujeres que han pasado la menopausia no tienen algunas hormonas naturales que las protegen, según ha explicado la cardióloga Carolina Campbell.

Esta investigación se une a otras que ya han relacionado las bebidas dietéticas con la diabetes tipo 2, la obesidad o la demencia.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.