Desde la entidad explican que “detrás de cada cifra, existe una historia personal; relatos íntimos y dolorosos de un viaje que nadie quiere hacer y resaltar que la investigación es la respuesta para darles un futuro”.

Por medio de diversos vídeos, GEICAM cuenta las historias reales de María, Emilia y Belén. Ellas mismas en un vídeo corto y a la cámara nos resumen su experiencia y en con videos más extensos mantienen un diálogo médico-paciente en el que se ofrece también la visión de los oncólogos, para mostrar el compromiso que tienen con sus pacientes, con su profesión y con la investigación.

Los vídeos de campaña parten de un porcentaje sobre el cáncer de mama, y a continuación una protagonista en primera persona nos desvela su historia.

Por ejemplo, un dato es que una de cada ocho mujeres padecerá cáncer de mama, Emilia protagoniza uno de los dos video-spots.

Yo soy esa de cada ocho. Déjame que te cuente qué hay detrás de esa cifra. Me llamo Emilia, me diagnosticaron la enfermedad hace dos años, en plena pandemia. Fue como una gran ola, lo primero que pensé fue en curarme y poder seguir estando con mi hija de dos años. El 2 de febrero de 2021 volví a nacer cuando me dijeron que el tumor había remitido gracias al tratamiento”, explica Emilia.

El cáncer de mama metastásico se da en uno de cada tres diagnósticos precoces. María es otra de las protagonistas de la campaña comparte su historia.

“Yo soy esa de cada tres. Déjame que te cuente qué hay detrás de esa cifra. Me llamo María, tengo 47 años, soy médico y en el año 2008, cuando el mayor de mis hijos tenía solo cinco años, me diagnosticaron cáncer de mama”, afirma y prosigue, “Durante 12 años, me creía curada. Trabajé mucho, como madre, como médico y como ama de casa, hasta que en febrero de 2020 me detectaron metástasis óseas y más tarde lesiones también en el hígado, que me cambiaron la vida”.

 

Belén, también participa en la campaña, fue diagnosticada con cáncer de mama a los 38 años y, tras haber frenado la enfermedad con el tratamiento, tuvo una recaída. A los 10 años desde el diagnóstico, se encuentra bien y es madre.

Las tres mujeres explican su experiencia de manera positiva, con esperanza y además destacan en los tres diálogos con los médicos oncólogos la importancia de los ensayos clínicos para la mejora del diagnóstico y tratamiento de la enfermedad, que dan futuro a todos los pacientes de cáncer.

“Los ensayos clínicos son el principal instrumento para el avance de la investigación, y con la campaña #DetrásdelaCifra queremos informar y concienciar sobre la necesidad de promover estos estudios y de apoyar la investigación académica, cooperativa e independiente como la que desarrolla GEICAM que buscan soluciones a problemas que no se estudian desde otros ámbitos como la industria farmacéutica, cuya labor es imprescindible pero que no da respuesta a preguntas que interesan a determinados pacientes y en las que sí se centra GEICAM”, expresa el doctor Miguel Martín, presidente del Grupo.