En China

En China

Un puente de cristal sobre el abismo

Situado a 180 metros de altura sobre el suelo, el último puente colgante de Sezhou, cerca de Shangai, quiere ser el más terrorífico de Asia gracias a su suelo transparente.

Sezhou, en la provincia china de Hunan y a un paso de Shangai, es una ciudad famosa en el país asiático por su multitud de lagos interiores. Algunos de ellos, como el Taihu, son de gran tamaño y contarlos es casi una tarea imposible, en tanto que superan el centenar. Además, se encuentra cerca del curso bajo y desembocadura del río Yangtze, lo que convierte a esta urbe de casi 10 millones de habitantes en una de las más fluviales del país.

Una importante política urbanística y de acondicionamiento y mejora de la ciudad ha convertido a Suzhou en uno de los lugares más interesantes para arquitectos y amantes de la geografía urbana. No es para menos si tenemos en cuenta que, el año pasado, la ciudad fue reconocida con el premio Lee Kuan Yew World City Prize, considerado el Nobel de Urbanismo.

Sin embargo, no es sólo su planteamiento urbano el que está atrayendo a cada vez más turistas a la zona, ni la belleza de sus lagos y canales o la posibilidad de perderse en las islas que pueblan estos lagos. Más bien se trata de una nueva atracción que ni siquiera aprovecha la belleza del agua. Se trata de un puente colgante, uno que une dos montañas separadas alrededor de 300 metros y que sortea un precipicio de 180 metros de profundidad.

Inaugurado el año pasado, destaca por un motivo principal: un tramo de su tablero está construido en cristal, lo que permite tener la sensación de vacío a quien lo atraviesa. Es una de las razones por las que quiere ser considerado ‘el más terrorífico del mundo’, pero no solo por el vértigo, sino también porque, al ser colgante, sus fijaciones, sin dejar de ser seguras, no mantienen al puente quieto y se puede notar fácilmente el movimiento y la oscilación del mismo. Un factor que, unido al cristal, hace que muchos se paralicen al cruzarlo.

Cómo debe ser la cosa que los responsables del mantenimiento del puente cuentan con un equipo especial de expertos encargados de tranquilizar a los intrépidos que, una vez se encuentran en medio del puente, se asustan tanto que no pueden seguir el camino. Uno de ellos declaró a la prensa local que una de las herramientas que usan para inspirar confianza a los aterrados peatones es hacerles pensar “cómo sería tener que trabajar limpiando el cristal del puente por debajo y compararlo con el simple hecho de caminar sobre él”. Claro que, para que funcione su técnica, la razón debe imperar sobre el sentimiento...

El nuevo puente de cristal de Sezhou es estrecho, de no más de metro y medio de ancho, y, al ser colgante, no se mantiene sostenido bajo ningún pilar. Las larguísimas trenzas de acero que sostienen la infraestructura son las mismas a las que hay que sostenerse si uno necesita un poco de seguridad al andar. El tramo de cristal no es muy largo, alrededor de 10 metros, y parte del tablero es de madera, un factor que, por la experiencia de aquellos que han visto muchas películas de aventuras, ya es motivo suficiente como para tenerle ‘respeto’ al puente.

Turismo de Sezhou

Sergio Cabrera | Madrid
| 08/04/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.