El proyecto GLObal Robotic telescope Intelligent Array for e-science (GLORIA) ya brinda a internautas la posibilidad de estudiar el cielo desde observatorios profesionales. Al telescopio de observación solar y los cuatro nocturnos de observación en tiempo real que ya estaban en funcionamiento, se suman ahora ocho nuevos telescopios nocturnos de observación programada por colas pertenecientes a la red, ya completamente operativa.

El proyecto, que arrancó en octubre de 2011 y está financiado por el Séptimo Programa Marco de la Unión Europea, cuenta con telescopios distribuidos en tres continentes: cinco en España, tres en Chile, uno en Argentina, dos en la República Checa, uno en Sudáfrica y uno en Rusia.

En esta iniciativa se implican trece instituciones de ocho países y está liderado por España, donde participan la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), el Instituto de Astrofísica de Andalucía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (IAA-CSIC), el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), la Universidad de Málaga (UMA), y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial a través del Centro de Astrobiología (CAB/INTA-CSIC).

"GLORIA ha superado el reto de construir la primera red mundial de telescopios de acceso libre, que permitirá a cualquier usuario producir conocimiento científico", destaca Alberto Castro-Tirado, responsable del proyecto e investigador del IAA, que aporta cuatro de los trece telescopios.

El proyecto se fundamenta en la filosofía de inteligencia colectiva: cuantos más ojos miren al cielo, más se podrá aprender de él. Los usuarios podrán investigar sobre los experimentos propuestos, que incluyen el estudio de la actividad solar y la detección y caracterización de asteroides y supernovas, entre otros, o proponer sus propias líneas de investigación. Y podrán hacerlo bien programando observaciones y solicitando tiempo en los telescopios o bien empleando la base de datos GLORIA o la del Observatorio Virtual Europeo. 

La red ofrece también el software libre y la metodología para que cualquiera pueda robotizar su telescopio y conectarlo a la red, de modo que un único portal web agrupará numerosos telescopios a lo largo del globo. De hecho, se engloba en el programa de ciencia ciudadana de la Unión Europea  y cuenta con licencias copyleft para la libre distribución de sus contenidos y materiales,

La iniciativa hace especial hincapié en la divulgación y está desarrollando actividades para despertar el interés por la astronomía, sobre todo entre los jóvenes y los niños. La amplia red de telescopios y su localización en los dos hemisferios ya ha permitido la retransmisión de eventos como el tránsito de Venus de 2012, el eclipse total de Sol de 2013 o el eclipse de luna del 15 de abril desde distintas localizaciones, como Tenerife y Cuzco (Perú).