TecnoXplora » SINC

Estereotipos y acoso sexual siguen obstaculizando la carrera de las jóvenes investigadoras

Estereotipos y acoso sexual siguen obstaculizando la carrera de las jóvenes investigadoras

El Ministerio de Ciencia e Innovación ha presentado un estudio sobre la situación de las jóvenes investigadoras en España. Entre las conclusiones destacan que los clichés de género en ciencia continúan influyendo en la elección de sus estudios y que durante la carrera investigadora, un 8,6 % de las encuestadas había sufrido acoso sexual.

Estereotipos y acoso sexual siguen obstaculizando la carrera de las jovenes investigadoras

Sinc Estereotipos y acoso sexual siguen obstaculizando la carrera de las jovenes investigadoras

Publicidad

El ‘Estudio sobre la situación de las jóvenes investigadoras en España’, elaborado por el Observatorio Mujeres, Ciencia e Innovación (OMCI) del Ministerio de Ciencia e Innovación ha analizado la situación de las investigadoras jóvenes. Para ello han tomado como referencia personas de hasta 40 años, además de aquellos grupos que están realizando su tesis doctoral en la actualidad o que ya tienen el doctorado y se encuentran en puestos de investigación, pero todavía no son titulares.

En total, participaron 5.606 personas en la encuesta lanzada para este proyecto, en la cual las mujeres representan el 61 % de la muestra, con 3.415 respuestas registradas. Los hombres fueron el 39 %, con 2.191 respuestas. La información recopilada en los cuestionarios se complementó con un análisis de carácter cualitativo. De esta forma, se realización seis grupos focales que profundizaron en los temas detectados como relevantes: atracción y retención del talento; desarrollo de la carrera investigadora; criterios de evaluación; conciliación de la vida personal, familiar y laboral; acoso sexual y acoso por razón de sexo; e impacto de la covid-19 en la ciencia y en la actividad científica.

La conciliación es otro de los obstáculos fundamentales de la carrera científica e influye de manera determinante en la retención del talento femenino

Según los resultados recabados, los estereotipos de género en ciencia influyen todavía en la elección de estudios de niñas y jóvenes en los ámbitos STEAM (ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas, por sus siglas en inglés), sobre todo la ingeniería y la tecnología.

Además, se aprecia que algunos de los sesgos de género detrás de las desigualdades entre mujeres y hombres en la investigación se producen en la valoración, la financiación y la contratación. Asimismo, la conciliación es otro de los obstáculos fundamentales de la carrera científica e influye de manera determinante en la retención del talento femenino.

Las respuestas al cuestionario realizado al personal investigador señalaron que las investigadoras tienen niveles menores de satisfacción que sus compañeros con respecto a la carrera investigadora, sin que influyan las variables de edad o del número de menores a cargo.

En relación con el hecho de que mujeres y hombres no tengan las mismas expectativas de crecimiento en la carrera científica, los datos de la encuesta muestran que las mujeres respondieron con mayor frecuencia que se ven buscando opciones fuera de este sector profesional, mientras que los hombres se ven avanzando en él.

Discriminación por razón de sexo

En la pregunta sobre si veían posible alcanzar una cátedra o un puesto de profesorado de investigación en OPIs, los hombres contestaron con más frecuencia que las mujeres que “lo ven probable”, mientras que ellas contestan que “lo ven casi imposible” en mayor proporción que ellos.

Las mujeres tenían mucha más probabilidad de declarar que a igualdad de méritos, no se valora igual, perjudicando más a las mujeres

Otro de los obstáculos planteados respecto al avance en la carrera fue la discriminación por razón de sexo. En este sentido, las mujeres tenían mucha más probabilidad de declarar que a igualdad de méritos, su curriculum no se valora igual, y que las mujeres salían perjudicadas. Estos, en cambio, indicaron con mayor probabilidad que perjudicaba más a los hombres que a las mujeres.

El resto de las preguntas sobre remuneraciones no equiparables, clima laboral hostil, conductas sexistas, visibilidad de los logros científicos, presión social por escalar posiciones y dificultad para promocionar, también mostraron disparidad. Las mujeres contestaron con más probabilidad que les perjudicaba más a ellas, y los hombres que perjudicaba a hombres y a mujeres por igual.

El 12,2 % de los hombres y un 10,8 % de mujeres detectaron acoso

Las respuestas relacionadas con el conocimiento del acoso por razón de sexo en el lugar de trabajo mostraron que un 14 % de mujeres manifestaba haberlo sufrido, teniendo mayor probabilidad de contestar que les había ocurrido en primera persona frente a los hombres, que tenían mayor probabilidad de decir que “nunca habían sabido de situaciones de este tipo”. Además, un 12,2 % de los hombres y un 10,8 % de mujeres detectaron que le había ocurrido a otra persona.

La edad también incrementa la probabilidad de contestar que se ha sufrido este tipo de acoso, ya que las mujeres de más de 35 años tenían mayor probabilidad de indicar que lo habían sufrido en primera persona.

Un 8,6 % de las encuestadas había sufrido acoso sexual. Además, un 9,7 % de los hombres y un 9,4 % de las mujeres contestaron que le había ocurrido a una persona que conocían

El estudio reveló que un 8,6 % de las encuestadas había sufrido acoso sexual. Además, un 9,7 % de los hombres y un 9,4% de las mujeres contestaron que le había ocurrido a una persona que conocían.

Para hacer frente a estas problemáticas el estudio plantea diversas recomendaciones, entre las que destacan: atraer a las niñas a la ciencia y rompiendo estereotipos; visibilizar a referentes femeninas; eliminar las situaciones que dificultan el desarrollo de la carrera científica; establecer criterios de evaluación libres de sesgos y más inclusivos; garantizar un entorno de trabajo igualitario, diverso e inclusivo; promover la conciliación a través de la corresponsabilidad institucional; así como garantizar una respuesta de tolerancia cero frente al acoso sexual y acoso por razón de sexo.

Publicidad