TecnoXplora » Móviles

Móviles

Google evitará que el fabricante de tu móvil Android "mate" algunas apps, ¿sabes por qué?

Algunas empresas recortan servicios y cierran procesos de apps importantes que permiten a la instalación oficial de Android trabajar mejor.

Seguridad en Android.

Photo by Mark Boss on Unsplash Seguridad en Android.

Publicidad

De siempre Android se ha enfrentado a un problema grave que, curiosamente, era el producto de su filosofía como sistema operativo abierto, y es la fragmentación que existe con instalaciones que funcionan de manera distinta a como Google tiene previsto en sus releases stock. Esto ha provocado que, durante muchos años, tanta variedad de hardware y de fabricantes haya convertido el desarrollo de apps o juegos en un pequeño infierno.

Pero además de esos problemas, existen otros que se derivan de cuando los fabricantes de smartphones adaptan esas versiones oficiales de Android a sus propias necesidades, recurriendo a pequeñas triquiñuelas para sacarle un poco más partido a un hardware que no tiene ni tanta potencia, ni tanta autonomía con la batería que lleva instalada.

El caso es que Google se ha cansado de que esos fabricantes toquen elementos que los de Mountain View consideran esenciales para el buen desempeño del sistema operativo y, a partir de Android 11, va a impedir que ciertas cosas se toquen. Concretamente, muchos de los procesos que se ejecutan en segundo plano, o esas apps y servicios que son necesarios para poner en marcha otras muchas características de nuestros teléfonos.

¿En qué afectan esos cambios?

Esas triquiñuelas de las que antes os hablábamos tenían que ver con software que se incorpora a las instalaciones de algunas marcas y que, por ejemplo, para mantener ciertos niveles de memoria RAM liberada, recurren a eliminar servicios esenciales de Android. Decisiones así permiten al usuario hacer más de lo que deberían con la cantidad de memoria que tienen en su smartphone y, además, evita a la compañía el coste de tener que añadir más.

Apps Android | Pixabay

Igual ocurre con esos procesos en segundo plano, que se cierran deliberadamente para ahorrar batería y que luego nos puedan vender que tal modelo es capaz de mantenerse dos días encendido, o que es capaz de trabajar más rápido a pesar de tener un procesador cuyo rendimiento anda muy ajustado. A esta práctica son bastante aficionadas empresas como Xiaomi, OnePlus, Nokia o Huawei y los de Mountain View quiere acabar con ella.

Esta medida de Android 11 no solo beneficia a los usuarios, que ya no tendrán que recortar prestaciones para tener mejor rendimiento sino que viene a echar una mano a los desarrolladores, cuyos trabajos pasan a formar parte de listados de apps no aconsejables por estas compañías mata-aplicaciones simplemente porque gastan recursos en segundo plano, o no están alineados con esa intención del fabricante de ahorrar memoria RAM o batería, aunque no excedan los usos habituales del mercado.

De todas formas, esta intención de Google por proteger Android de las decisiones arbitrarias de los fabricantes no quita para que reconozcan que tiene un problema con la "administración de aplicaciones", por lo que están trabajando para introducir "medidas adicionales para evitar comportamientos abusivos al portar mal las aplicaciones".

Publicidad