El malware y el software malicioso lamentablemente es más común de lo que nos gustaría en los teléfonos móviles. Cada vez es más habitual ver como software de todo tipo ha sido creado para introducir publicidad falsa y maliciosa en los móviles con la idea de hacerse con nuestros datos, suplantar nuestra identidad, o generar clics falsos en los anuncios para obtener unos ingresos fraudulentos sin tener que hacer nada. Pues bien, ahora se ha conocido el enésimo malware en móviles Android, algo que no será noticia si no fuera porque es prácticamente imposible de eliminar de los teléfonos afectados.

Una amenaza potencial para cientos de millones de móviles

Este nuevo software malicioso se llama Xiny, y es un troyano que lleva activo nada menos que desde el año 2015, lo que da cuenta de lo difícil que es deshacerse de él. Fue en 2016 cuando los expertos de ciberseguridad de Dr Web detectaron un malware denominado Android.Xiny.5260 que estaba presente en decenas de millones de móviles Android. A pesar de los esfuerzos que se hicieron para erradicarlo, no se pudo acabar completamente con todas las variantes de este malware ni con todas las trazas que había dejado en su camino por millones de móviles.

Malware en smartphones | Pixabay

Esto no sería noticia, o al menos estaría anticuada, si no fuera porque desde Dr Web de nuevo nos alertan sobre este mismo malware. Ya que asegura que nada menos que el 25% de móviles Android aún en circulación siguen siendo vulnerables a este malware. Porque los teléfonos más vulnerables son aquellos que cuentan con Android 5.1 o anterior, por lo que estamos hablando de móviles muy antiguos, pero que todavía siguen activos para muchos usuarios, normalmente de países emergentes y en vías de desarrollo. A pesar de esto, desde Dr Web aseguran que si tenemos un móvil reciente, estamos seguros, no hay que preocuparse, el problema es con esos móviles que siguen en circulación.

Se estima que el número de móviles afectados aún por este malware es de nada menos que 500 millones, una cifra preocupante cuando menos. Este troyano se suele ocultar en apps que tienen una apariencia inofensiva, que incluso pueden estar presentes en la Play Store de Google o en tiendas de terceros. Lo que hace este malware, es que una vez que se ha descargado en el móvil, Xiny es capaz de descargar a su vez en segundo plano decenas de apps de las que no tenemos conocimiento. Esto consigue por un lado que los ingresos de los hackers aumenten, al aumentar artificialmente el número de usuarios de las apps, y por otro un empeoramiento del rendimiento general del teléfono, al tener varias apps activas que van restando recursos.

Lo malo de este malware Xiny es que permanece en el móvil incluso si el usuarios intenta eliminarlo directamente. Es entonces cuando esto torna en un problema mayor, ya que no tenemos el control de nuestro móvil, y los hackers pueden seguir metiendo su software en nuestro móvil. Eso sí, deberías tener un móvil muy antiguo para que esta vulnerabilidad te afectase, de hecho los síntomas de pérdida de rendimiento se podrían confundir perfectamente con los de un móvil ya veterano que va perdiendo propiedades, tanto de software como de hardware.