El afán de los fabricantes por ofrecer sus teléfonos con tecnologías cada vez más avanzadas sin elevar los precios lleva a que todos los años tengan que reformular ciertas áreas del negocio y buscar la forma de minimizar los costes de producción para poder seguir siendo competitivos. Hace tiempo os contamos que los nuevos iPhone podrían llegar al mercado sin auriculares en su caja, para evitar que estos sigan restando ventas a los AirPods, los auriculares de Apple que lógicamente muchos nos compran al llegar unos auriculares siempre de regalo con el smartphone. Pues bien, esto podría extenderse a otro accesorio clave a la hora de vender cualquier smartphone.

El cargador, ¿siguiente víctima de Apple?

Una vez más ha sido uno de los analistas del entorno de Apple más especializados en la marca de Cupertino, quien ha desvelado uno de los posibles damnificados de la nueva política de Apple para abaratar costes. Esa parece que es la principal razón por la que Apple tomaría esta decisión en el futuro, para poder mantener el precio de los nuevos iPhone 12 en un rango similar al de sus predecesores, ya que parece que este año los costes de producción son superiores, y hacen difícil mantener el precio de la anterior generación y mantener así el interés de los compradores.

Un cargador de iPhone | Apple

Ha sido Ming Chi Kuo, el analista especializado en Apple, el que ha desvelado que la firma californiana tiene intención de no entregar con los nuevos iPhone 12 un cargador, que siempre ha venido incluido en la caja de estos teléfonos sin coste alguno, como en el caso de los auriculares. La eliminación de estos accesorios de la caja del teléfono podría compensar el aumento de precio en la producción de los nuevos iPhone que cuentan con conectividad 5G. De esta manera podría seguir ofreciendo el mismo rango de precio que las anteriores generaciones de los teléfonos.

 

Salvo para el usuario final, la eliminación del cargador supondría un ahorro importante en los costes, no solo por no tener que integrar el propio cargador, sino que el tamaño de la caja sería menor, con un coste de transporte también inferior. Además esta decisión sería más sostenible, porque los usuarios que pasen de un iPhone a otro podrían reciclar su actual cargador y no tener que acumular otro en casa, que es algo que están persiguiendo las autoridades de cara a una industria más sostenible.

De hecho habrá un nuevo modelo de cargador con 20W de potencia, que reemplazará tanto al de 5W como de 18W. Este de 20W será el que se venda por separado en las tiendas de Apple para que quien necesite uno de estos cargadores pueda acceder a él. Por tanto si sumamos el coste del cargador con el de los auriculares, es de esperar que los compradores que los necesiten deban hacer un gasto adicional de 60 o 70 euros respecto de lo que les costó el iPhone 11 el año anterior. Por lo que solo es Apple quien va a compensar los costes, en el caso del comprador el balance será claramente negativo.