LES QUEDAN POCA VIDA

LES QUEDAN POCA VIDA

Microsoft perfila el futuro que les queda a las videoconsolas antes de que desaparezcan

La batalla de las consolas de esta generación no tiene mucha historia: PlayStation se ha consolidado, quedando muy por encima de Xbox One, la propuesta de Microsoft. En las postrimerías llegó Nintendo con su Switch, pero la batalla de las dos grandes queda acotada a PS4 y Xbox One, y la primera vende más del doble que la segunda. En algunas regiones este desequilibrio es incluso mayor.

Xbox One
Xbox One | Microsoft

Con este panorama, Microsoft no se ha conformado con agachar la cabeza y asumir la derrota técnica esperando a la generación posterior, sino que ya se ha puesto en marcha con proyectos muy interesantes que pueden marcar cómo serán las próximas videoconsolas antes de que estas desaparezcan y den paso a un escenario donde se juegue por streaming, con el procesamiento realizado en remoto, y no en una CPU que tengamos delante de nuestras narices.

En primer lugar, Microsoft fue pionera en lanzar Game Pass, un servicio mediante el cual se accede a un amplio catálogo de videojuegos mediante una tarifa plana de diez euros mensuales. Algo perfecto sobre todo para los que quieren jugar a muchos videojuegos distintos pero no les importa llegar más tarde a los últimos lanzamientos (o les parece bien pagar aparte por ellos en el día de salida). Los exclusivos de Xbox sí figuran como disponibles en el mismo lanzamiento.

Su último lanzamiento consolida esta línea: Xbox All Acess, una tarifa plana que elimina la barrera de entrada -el precio de la consola- e invita a cualquiera a jugar con la Xbox a un amplio catálogo de juegos, y online, por una cuota mensual fija: 22 dólares al mes.

Xbox One | Microsoft

A cambio de ese dinero, el usuario obtiene una consola Xbox One S (si paga 35 dólares al mes en lugar de 22, una Xbox One X, más potente), suscripción a Xbox Live Gold para poder jugar online, y suscripción al mencionado All Acess.

Si analizamos los costes, en dos años ya tendríamos más que amortizada esta suscripción: 528 euros que pagaríamos con este modelo frente a los 590 que costaría cada elemento por separado. ¿Lo malo? Que solo está disponible en Estados Unidos.

Internacionalizar un servicio así no es tarea fácil, requiere ajustar precios a cada país y llegar a acuerdos con distribuidoras concretas que entreguen la consola, por ejemplo. No obstante, de llegar a más países habría que valorar bien si nos interesa esta oferta, que hace muy accesible el contar con una consola y un catálogo eterno en el salón. Game Pass sí está disponible en España.

Microsoft ha perdido frente a Sony la batalla de esta generación, pero en los últimos coletazos ha demostrado saber tener una enorme anticipación a lo que puede venir después. Al fin y al cabo, hemos pasado de vivir en la era de la propiedad a la era del usufructo vía suscripciones. Y ahí Microsoft empieza golpeando antes incluso de que empiece la batalla.

Javier Lacort | @jlacort | Madrid | 03/09/2018

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.