Durante muchos años las consolas portátiles fueron muy populares, sobre todo en los años 90, donde los grandes fabricantes contaban con sus propias propuesta, con las legendarias Game Boy, Game Gear de SEGA, y posteriormente la llegada de las Playstation portátiles y las innumerables consolas de Nintendo. De hecho hace unos días conocíamos que tendremos una Switch Lite. Pero lo que de verdad ha crecido en los últimos años ha sido el número de consolas portátiles alternativas. Estas han crecido al calor de las nuevas placas de computación, como Arduino o Raspberry, y nos han ofrecido consolas portátiles sobre todo orientadas a la emulación. Ahora Kickstarter nos brinda una nueva consola portátil, de las decenas que han pasado por la plataforma, aunque en este caso nos llama la atención porque en realidad también es un ordenador de sobremesa.

Características de Lyra

Como decimos es una videoconsola portátil, que por cierto, viene desmontada, para que aquellos que disfrutan con hacer bricolaje informático lo hagan aún más. En cualquier caso como se puede ver en el vídeo no parece que el ensamblaje de la consola portátil vaya a ser un problema para nadie. También tenemos la variante RTG (Ready to Go) que es algo más cara y viene completamente ensamblada. Como en otros casos, esta consola portátil está alimentada por una Raspberry Pi, en este caso el modelo CM3L, que viene con un procesador Broadcom de 64 bits, a una velocidad de 1.4GHz, de 64 bits y con cuatro núcleos. La pantalla de esta consola es de cinco pulgadas, y tiene una resolución de 800x480 píxeles, adecuada a la resolución de los juegos clásicos que puede emular.

Aunque no nos convence lo de que no tenga una relación de aspecto de 4:3 como en la mayoría de juegos clásicos. Tiene su sentido, porque si utilizamos la consola de ordenador personal, lo mejor es contar con una relación de aspecto más panorámica. Cuenta con un altavoz integrado, así como conector mini Jack de 3.5 mm y de HDMI para poder conectarlo a un televisor y jugar en él o utilizarlo como PC de sobremesa. Se alimenta y carga su batería de 3000mAh gracias a un conector micro USB 2.0. Viene con una tarjeta de memoria de 16GB ampliables con otras tarjetas de mayor capacidad.

Uno de los aspectos más interesantes de esta videoconsola portátil es su versatilidad, ya que podemos utilizarla fácilmente como un ordenador de sobremesa. Con ella podemos navegar por Internet, ver vídeos en YouTube, enviar o recibir correos electrónicos o ver y escuchar todo tipo de contenido multimedia. En resumidas cuentas, puedes utilizarla como ordenador para hacer las tareas básicas del día a día, conectando la consola a un monitor, y a su vez a esta un teclado y un ratón mediante conectividad inalámbrica.

La consola acaba de llegar a Kickstarter, y ya ha alcanzado su objetivo, por lo que está garantizada su producción. La versión más barata cuesta 166 euros, pero nos tocará ensamblarla, y se entrega en diciembre de 2019. Hay una versión que ya viene montada por completo, que tiene un precio de 200 euros, por lo que tampoco parece que vaya a ser una consola portátil barata. En cualquier caso su concepto dual de jugar y utilizar como PC es muy atractivo.