TecnoXplora » Gadgets

¿QUIERES AHORRAR EN LA FACTURA DE LA LUZ?

Ideas para reducir el consumo eléctrico de tus dispositivos

Aunque los fabricantes pongan énfasis en la reducción del consumo eléctrico de los dispositivos que salen al mercado, podemos ahorrar algo más de energía si cuidamos algunos detalles a la hora de utilizarlos y, sobre todo, cuando no los utilizamos.

Mantenemos un montón de gadgets conectados

Agencias Mantenemos un montón de gadgets conectados

Publicidad

Que la factura de la luz ha aumentado en los últimos años es una realidad que vivimos cada día. Optimizar el consumo energético de hogares y oficinas, aunque pueda parecer una tontería, tiene un alto impacto económico materializado en ahorro y, lo más importante, también tiene un impacto positivo en el medio ambiente.

Si bien es cierto que los fabricantes intentan que los dispositivos electrónicos consuman cada vez menos, existen situaciones (y malas configuraciones) que hacen que aún estemos desperdiciando energía y consumamos más electricidad de la necesaria con nuestro ordenador, sus periféricos o, simplemente, nuestra pantalla de televisión.

Gestos cotidianos como dejar la televisión o la pantalla de nuestro ordenador en 'standby', es decir, sin apagar del todo, tienen un impacto en el consumo eléctrico nada despreciable. Solamente en países como Japón, Alemania o Países Bajos, el consumo de los dispositivos en 'standby' supone del orden del 10% al 15% de la electricidad consumida en los hogares y, en Estados Unidos, este consumo de materializa en 4.000 millones de dólares al año.

¿Y qué podemos hacer para reducir el consumo eléctrico de nuestros dispositivos? ¿Cómo podemos conseguir ahorrar energía sin perder en funcionalidad? El primer paso es precisamente evitar el modo 'standby' en televisores, videoconsolas, impresoras (sobre todo si son de tinta, donde no hay que esperar a que la máquina se caliente) y monitores para PC.


Imagen de PC con periféricos. Mark Lindner en Flickr

En general, cuando no estemos usando un periférico, éste debería estar apagado ¿Tiene sentido que tengamos enchufado en nuestro PC un hub con discos duros externos, la webcam o un lector de tarjetas y no estar usando nada? Son dispositivos que, en el fondo, hay que alimentar y, si no los vamos a usar, es mejor tenerlos apagados y ceñirnos a lo indispensable.

Lo más sencillo es usar regletas con interruptor para que, una vez que terminemos de trabajar, podamos apagarlo todo (PC y periféricos) sin preocuparnos de que hayamos dejado algo en 'standby'.

Si de verdad queremos ahorrar energía en nuestro PC usar un protector de pantalla no es la mejor de las vías. Si no estamos usando el ordenador, más que mostrar en pantalla una animación (o una pantalla estática de bloqueo de la sesión), lo más conveniente desde la perspectiva del ahorro energético es que la pantalla esté apagada (sobre todo para una ausencia prolongada).

De hecho, si echamos un vistazo en las configuraciones de energía de nuestro PC (tanto en Windows, Linux o OS X), podremos realizar ajustes para que, automáticamente, se apague la pantalla o la actividad de los discos duros ante una ausencia prolongada (por ejemplo, 5 minutos). Si vas a dejar de usar el PC durante más de una hora, más que suspender su actividad, lo conveniente es apagarlo directamente.

Otro detalle que aplica tanto al PC como a nuestros dispositivos móviles son los interfaces inalámbricos. Si no estamos usando la conexión Bluetooth del portátil o de la tablet, apagarla nos ayudará a ahorrar energía (y cuando hablamos de movilidad, ahorrar energía implica ahorrar en consumo de batería).

Algo parecido pasa con la conexión Wi-Fi: si tenemos nuestro portátil conectado por cable, apagar la conexión Wi-Fi es lo adecuado (y en un smartphone, si no estamos conectado a redes Wi-Fi, tener este interfaz encendido solamente implica consumir energía de manera inútil).

Ajustes de energía de OS X

Las pantallas son quizás el componente que más consume (tanto en los dispositivos móviles como en un PC portátil). Ajustar aspectos como el brillo, el contraste y aprovechar los sensores de luminosidad que incluyen tanto portátiles como algunos smartphones puede ser una buena idea para hacer que la pantalla consuma algo menos de energía. Si a estos ajustes le sumamos el uso de fondos de pantalla oscuros (evitando los fondos blancos) y la eliminación de efectos y animaciones (que requieren de recursos para su generación), obtendremos aún mejores resultados.

En el caso que seas un 'manitas' del bricolaje informático, una forma sencilla de ahorrar energía es manteniendo limpio nuestro PC. Parecerá una tontería, pero no lo es porque el sistema de refrigeración de nuestro PC se basa en unos ventiladores que, por la suciedad, se atascan y enfrían menos de lo requerido, lo cual implica que tengan que girar más rápido para poder enfriar más. Si mantenemos limpios los ventiladores, además de evitar sobrecalentamiento de nuestro PC, conseguiremos adaptar su velocidad de rotación a las necesidades del sistema y, al girar menos los motores, consumirán algo menos de energía.


Cargador enchufado en regleta. Imagen de Yum9me en Flickr

Finalmente, en el ámbito de los dispositivos móviles, también hay un detalle que debemos tener en cuenta: la denominada energía vampiro. Si no estamos cargando nuestro smartphone o nuestra tablet, ¿vale la pena tener el cargador enchufado? Si el cargador es de muy buena calidad, éste no debería consumir. Sin embargo, si sin tener el móvil conectado el cargador se calienta, significa que está consumiendo energía.

Un simple gesto como desenchufar el cargador cuando no lo usamos evitará que estemos consumiendo energía de manera innecesaria. Y aunque podamos pensar que el consumo es insignificante (que lo es), la suma de millones de cargadores tiene impacto económico y, por supuesto, en el medio ambiente.

Publicidad