En estos tiempos que vivimos, inmersos en una pandemia mundial sin precedentes en el último siglo, la toma de la temperatura se ha convertido en uno de los ritos básicos que todos debemos seguir para poder certificar que no tenemos síntomas de COVID-19. Para ello, y sobre todo para mantener el distanciamiento social tenemos que recurrir a dispositivos que nos permitan tomar la temperatura sin contacto. Existen ya termómetros que pueden medir la temperatura con bastante fiabilidad sin tocar al paciente. Y también estamos conociendo soluciones más contundentes, como el uso de cámaras térmicas, que nos permiten conocer la temperatura de los individuos y de objetos a una mayor distancia. Y no solo eso, sino que también nos proporcionan un completo mapa de calor. Algo que también podemos hacer con nuestro móvil, si nos hacemos con la cámara que os traemos hoy.

Una cámara para visualizar la temperatura de personas y objetos

Mientras que los termómetros digitales y sin contacto han ganado mucho terreno en el mercado, las cámaras térmicas siguen siendo bastante exclusivas, y o normalmente hablamos de modelos profesionales, o tienen precios prohibitivos. También hay algunos móviles que cuentan con este tipo de cámara, pero suelen estar orientados a un uso profesional extremo, y no son precisamente unos teléfonos asequibles. Así que si estás decidido a hacerte con una cámara de fotos térmica, lo mejor que puedes hacer es comprar una cámara como la que te traemos hoy. Porque nos ofrece un gran rendimiento como cámara térmica, a la vez que es extremadamente cómoda de usar.

Con ella no es necesario comprarse una cámara específica, o un teléfono determinado. Sino que además podemos utilizarla en cualquier dispositivo Android o iOS, siempre que tenga conectividad USB tipo C, microUSB o un puerto Lightning. Se trata de la cámara Flir One, que es una cámara adicional que se añade a los teléfonos a través de ese conector. Esta cámara ha sido desarrollada para poder detectar la temperatura de todo lo que nos rodea, incluso de las personas. Gracias a la app oficial, podemos ver en la pantalla en tiempo real todo lo que ve esta cámara. Por un lado podemos apreciar dónde hay objetos más calientes o fríos, gracias al color que muestran en tiempo real esos objetos, o las personas a las que apuntamos.

Además tiene la suficiente potencia como para poder hacer las mediciones de temperatura desde una distancia de seguridad, sin necesidad de meterse de lleno entre las personas u objetos a medir. Es una cámara doble que cuenta con la tecnología MSX, que combina espectro térmico y visible, lo que da como resultado imágenes con más resolución y que pueden capturar más detalles. Lo mejor de todo es que la cámara se acopla a la parte inferior del teléfono, y cuando no necesitamos utilizarla se puede quitar y guardar fácilmente, recuperando el uso habitual del teléfono. Su precio es de algo más de 200 euros, y a pesar de que pueda parecer mucho dinero, no lo es tanto si lo comparamos con todos los dispositivos que cuentan con esta tecnología integrada, que suelen ser mucho más caros.