TecnoXplora » CienciaXplora » Ecología

EL SER HUMANO ERA INCAPAZ DE DISTINGUIR EL COLOR HACE POCOS MILES DE AÑOS

Ninguno de nosotros vería azul y negro el vestido en el pasado

¿Azul y negro o blanco y dorado? Salvo que hayas vivido en Marte en las últimas semanas, probablemente te hayas enterado de la discusión mundial sobre el vestido de rayas. Unos los veían de una manera y otros de otra. Parecía un problema de estado mundial. Pues bien, esta disputa no habría sido posible hace unos cuantos miles años, esencialmente porque los humanos ni siquiera distinguíamos el color azul.

¿Blanco y dorado o azul y negro?

swiked ¿Blanco y dorado o azul y negro?

Publicidad

Por increíble que parezca, varios análisis parecen indicar que el azul no era un color muy mentado en la antigüedad. De hecho, la primera sociedad con una palabra específica para este tono fue la egipcia, pues fueron los primeros que pudieron producir tintes azules.

De hecho, no existen demasiados elementos azules en la naturaleza. El cielo, el mar cristalino, algunas flores, y poco más. Entonces, si existen tan pocas cosas azules, ¿para qué tener que ponerle un nombre específico? Como apuntó en el siglo XIX el político liberal británico William Ewart Gladstone, en la propia Odisea escrita por Homero, allá por el siglo VIII a.C., el autor no usa la palabra “azul” para designar este color, sino sinónimos del tipo "oscuro como el vino".

Pero el hecho de que no tuvieran una palabra para designar al color no significa que no lo distinguiesen. ¿O sí? Para salir de dudas sobre si algunos grupos étnicos podían o no distinguir algunos colores, el científico Jules Davidoff realizó un curioso experimento con los Himba, una etnia nativa de la región de Kunene, en Namibia. La elección no fue para nada casual, porque resulta que los Himba no tienen una palabra para distinguir el azul del verde.

Para probar que no podían ver el azul, los investigadores les mostraron un círculo con diez cuadrados de color verde y uno en azul. Todos eran exactamente iguales de tamaño. Cuando se les preguntaba cuál era el cuadrado de un color distinto, muchos Himba erraban en su respuesta y, los que acertaban, lo hacían tras pensárselo un buen rato.

Igualmente realizó el experimento a la inversa. Dispuso en el círculo diez cuadrados verdes de la misma tonalidad y uno ligeramente distinto, y el resultado fue… ¡Exacto! Los Himba no dudaban ni un segundo a la hora de señalar el cuadrado de un verde ligeramente distinto.

Sus resultados se presentaron en una conferencia organizada en la Goldsmiths University de Londres, en Reino Unido allá por el año 2005.

Pero este estudio no ha sido el único que ha tenido como protagonista al color azul. Hace unos años, el grupo Nielsen analizó la respuesta de 5.000 personas a sus preferencias alimentarias según el color. El resultado fue abrumador: los consumidores preferían alimentos de colores más habituales en la naturaleza, como el amarillo, el verde o el naranja, y rechazaban aquellos de color azul o morado.

Por cierto, ¿tú de qué color veías el famoso vestido?

Publicidad