El Observatorio Mujeres, Ciencia e Innovación ha presentado este lunes el informe ‘Mujeres e Innovación’, una nueva serie que informa acerca de la situación de las mujeres y de aspectos relativos a la igualdad de género en el área de la innovación.

Los datos revelan que del total de la población que trabaja en sectores de alta y media/alta tecnología, un 74 % son hombres y un 26 % mujeres, y exponen los obstáculos que todavía encuentran estas en el ámbito de la innovación.

Se trata del primero de una serie de informes que se planea lanzar y su mayor obstáculo ha sido la falta de datos. “Lo que hace valer este informe es que no había datos. Se ha rascado de donde se ha podido, por supuesto, siempre de fuentes fiables”, explica la secretaria general de Innovación, Teresa Riesgo, que ha presentado los resultados del proyecto.

Con menos responsabilidad

El estudio se ha elaborado a partir de datos de diferentes instituciones sobre actividades innovadoras. Así, según las cifras recogidas del INE, el total del empresariado con personal asalariado está formado por un 68 % de hombres y un 32 % de mujeres. Las investigadoras destacan que estas mujeres tienen un nivel de estudios más alto.

“En estas empresas vimos que las mujeres tienen un nivel de estudios más alto que los hombres. La mayor parte de ellos tienen estudios de primaria o secundaria y solo el 33 % superiores, mientras que hay un 40 % de mujeres que cuentan con estudios de educación superior”, confirma Teresa Riesgo, secretaria general de Innovación.

Asimismo, en la representación legal de las empresas que cuentan con el sello de 'pyme innovadora', un 86 % son hombres y un 14 % mujeres.

Pocas mujeres en transferencia

El informe muestra que, si bien el total de recursos humanos en ciencia y tecnología está formado por un 49 % de hombres y un 51 % de mujeres, en los sectores de alta y media-alta tecnología, solo un 26 % de mujeres forman parte de la población empleada, y solamente un 31 % forma parte del personal investigador a jornada completa.

Por otro lado, las mujeres también se encuentran con más obstáculos para acceder a recursos y programas de emprendimiento. En las empresas financiadas por el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI), un 23 % son mujeres frente a un 77 % de hombres. Por área más financiada, el porcentaje de mujeres se eleva en las artes gráficas (33 %) y la industria del cuero y el calzado (39 %) y cae al hablar de sus presidencias (7 %) y juntas de gobierno (14 %).

En el caso de los proyectos de Desarrollo Tecnológico en Salud (DTS) del Instituto de Salud Carlos III, los datos indican que, en 2018, un 74% de los proyectos admitidos estaban liderados por hombres. Además, refleja que, de media, los hombres solicitan un 7 % más de financiación y obtienen un 13 % más que las mujeres.

Mesa redonda

Por encima de la media europea

El estudio muestra que en producción científica hecha por mujeres, España está por encima de la media de la Unión Europea (UE), ya que entre 2013 y 2017 un 41 % es de autoría femenina, mientras que en la media de la UE el porcentaje es del 37,5 %. Por lo que se refiere a patentes, en España en el mismo periodo hay un 16,7 % de mujeres entre los primeros inventores, cuando la media de la UE es del 9,10 %.

Entre los profesores que participan en investigación, un 43 % son mujeres pero los números caen hasta el 35 % al hablar de actividades de transferencia de conocimiento. “En los proyectos de investigación los datos están dentro de los umbrales normales [con diferencias de 40/60%]. Si hablamos de universidades públicas, ya no está dentro de lo normal”, explica la secretaria de innovación.

Lina Gálvez, diputada del Parlamento Europeo, participó en una mesa redonda que se celebró tras la presentación del informe y denunció que se esté perdiendo el talento de las mujeres.

“Vemos que no da igual quien innove. Nos estamos perdiendo el talento innovador de muchas personas. Porque las mujeres aportamos, no de manera intrínseca, sino por nuestra socialización, por donde nos situamos en el mundo”, denuncia.

El coste de los cuidados

ministro Pedro Duque

El ministro Pedro Duque, en la presentación del informe. / Ministerio de Ciencia e Innovación

El ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, que también ha participado en el acto, ha explicado que para cambiar esta situación es importante fomentar la vocación de las niñas por las carreras denominadas STEM, especialmente en el área de las ingenierías, y ha subrayado la urgencia de acabar con el coste de la maternidad para las investigadoras.

“Lo más urgente es acabar con el coste de la maternidad para las investigadores. Pero también con lo que se refiere al cuidado de mayores y menores, que sigue recayendo sobre mujeres, con el impacto que esto supone para su carrera”, ha recalcado Duque.

"Que el cuidado de los mayores recaiga sobre las mujeres es un freno, incluso interno. Si se que voy a tener una presión en mi día a día porque tengo que ocuparme de los niños y los abuelos en solitario, me voy a frenar. Por eso las mujeres están sobre tituladas para el mismo puesto de trabajo que los hombres. Como sociedad debemos empezar a decirle que deben asumir también esa carga", dice Montserrat Calleja, investigadora del CSIC, en la mesa redonda.

Los datos recopilados muestran la existencia de importantes desequilibrios y refuerzan la necesidad de desarrollar una nueva monitorización sobre la innovación con perspectiva de género, que ayude a hacer un seguimiento de la situación y de los avances y medidas impulsadas.