La mayoría de cepas bacterianas de E. coli se encuentran de manera natural en el intestino humano y no representan ningún daño para la salud, a excepción de un serotipo particular, el O157:H7, que puede causar intoxicación alimentaria y la muerte en algunos pacientes.

En un artículo publicado recientemente en la revista American Society for Microbiology’s Infection and Immunity, el grupo “Infecciones Bacterianas: terapias antimicrobianas” del Instituto de Bioingeniería de Catalunya (IBEC) ha descubierto que la ribonucleótido reductasa (RNRs) –enzima que proporciona los bloques de construcción para la replicación del ADN en las células vivas– juega un papel importante en la virulencia e infección de la Escherichia coli

“Hemos examinado los papeles de diferentes clases de RNR durante la infección por la enfermedad de Crohn –asociada a la adherencia e invasión de la cepa de E. coli AIEX LF82–” dice Eduard Torrents, investigador principal júnior del IBEC. 

Utilizando células intestinales en un modelo de infección in vivo y trabajando conjuntamente con un grupo de la Universidad de Auverge en Clermont-Ferrand, líderes mundiales en infecciones por E. coli, el grupo ha encontrado que inactivando o anulando la proteína NrdD y el regulador transcripcional NrdR, disminuye la habilidad particular de esta cepa de E.coli de colonizar la mucosa del intestino.

“Esto muestra que la RNRs, y en particular la proteína NrdR, regula la virulencia de la enfermedad de Crohn asociada a E. coli mediante la regulación del movimiento y la propagación de la bacteria”, explica Eduard Torrents.

Es esencial acceder a nuevos y más efectivos antibióticos ya que la resistencia antimicrobiana (AMR) es uno de los mayores riesgos sociales que amenazan a la salud humana hoy en día. El incremento de la resistencia antibacteriana y la falta de nuevos antibióticos en desarrollo significa que es crucial identificar nuevas alternativas para tratar las infecciones bacterianas. 

Gracias a los nuevos descubrimientos, el desarrollo de fármacos dirigidos a la ribonucleótido reductasa, en particular a las proteínas NrdD y NrdR, puede ser una nueva estrategia prometedora para controlar infecciones bacterianas, y particularmente para controlar la colonización del intestino por Escherichia coli.

Referencia bibliográfica:

Nicolas Dreux, Maria del Mar Cendra, Sébastien Massier, Arlette Darfeuille-Michaud, Nicolas Barnich & Eduard Torrents (2015). “Ribonucleotide reductase NrdR as a novel regulator for motility and chemotaxis during adherent-invasive Escherichia coli infection.” Infect. Immun., accepted manuscript posted online 20 January 2015, doi:10.1128/IAI.02772-14