Una colonia de abejas sin aguijón o meliponas, que habitan el continente americano, tiene más probabilidades de matar a su reina si esta se aparea con dos machos en lugar del macho con el que normalmente lo hacen. Esta es la principal conclusión de un estudio liderado por la Universidad de Sussex (Reino Unido) y la de São Paulo (Brasil).

Mientras que una abeja reina puede aparearse con diez o veinte machos, las meliponas reina solo lo hacen con uno para evitar ser ejecutadas. El trabajo, publicado en la revista AmericanNaturalist, revela que las razones son complejas. “En resumen, se debe a la genética de la determinación del sexo en la abeja”, señala Francis Ratnieks, de la universidad británica.

Un huevo individual puede convertirse en macho o hembra en función de un locus genético (posición fija de un gen en un cromosoma). Los machos comunes surgen de un óvulo no fertilizado y tienen solo un conjunto de cromosomas, procedente de la madre, y por lo tanto solo un alelo sexual.

Si el óvulo es fertilizado tendrá dos juegos de cromosomas, uno de la madre y otro del padre. Los dos alelos sexuales pueden ser diferentes, en cuyo caso puede ser hembra o macho diploide, los que no pueden reproducirse y por tanto no cumplen una función útil para la colonia.

Huevos de abejas

Proporción de huevos con machos diploides (gris) y hembras obreras (amarillo). / Ayrton Vollet (Universidad de São Paulo)

¿Cómo se producen estos machos ‘inútiles’?

Los machos diploides aparecen porque el alelo sexual de un macho con el que la reina se reproduce es el mismo que uno de sus dos alelos. En estos casos, el 50 % de los óvulos fertilizados del esperma de ese macho serán diploides.

Al copular con dos machos, aunque las probabilidades de producir machos diploides se duplican, curiosamente el número de estas abejas disminuye del 50 % al 25 %. Esta cifra descendería a 12,5 % si la reina se reproduciría con cuatro machos.

Sin embargo, como siguen surgiendo estos machos, las trabajadoras de la colonia detectan que las cosas no funcionan y generalmente ejecutan a la reina poco después de que los machos diploides adultos emerjan de sus células.

“Si una reina copula con dos machos en lugar de uno, su posibilidad de ser ejecutada es doble. Como resultado, la selección natural favorece a las reinas a aparearse con un solo macho en abejas sin aguijón”, apunta Ratnieks. 

Como el apareamiento doble o la poliandria provoca el asesinato de la reina, los investigadores señalan que las abejas sin aguijón están atrapadas en un apareamiento individual.

Referencia bibliográfica:

Ayrton Vollet-Neto, Vera L. Imperatriz-Fonseca, y Francis L. W. Ratnieks. “Queen execution, diploid males, and selection for and against polyandry in the Brazilian stingless bee Scaptotrigona depilis” American Naturalist 14 de junio de 2019